Revisan estudios para confirmar si Ángeles fue abusada

412

Mientras Jorge Néstor Mangeri sumó una nueva querellante en su contra, debido a que en las últimas horas, la Justicia aceptó a María Elena Aduriz, la madre de Ángeles Rawson, como parte impulsora de la acción penal contra el portero, hoy, a las 10, los forenses comenzarán a definir si el homicidio de la adolescente, de 16 años, fue la consecuencia de un ataque sexual.

En tanto, en la sede de la Cámara del Crimen, en una audiencia que será televisada, los abogados de Mangeri, Marcelo Biondi y Miguel Ángel Pierri, expondrán los argumentos para intentar demostrar que hubo contaminación en el estudio de ADN que determinó que el perfil genético encontrado debajo de una uña de la víctima correspondía al portero.

En la audiencia también participarán la fiscalía de Cámara, a cargo de Ricardo Sáenz, y el abogado querellante Pablo Lanusse, quien representa a los padres de la víctima, Aduriz y Franklin Rawson.

Después de escuchar a las partes, los jueces de la Sala VI, integrada por Mario Filozof, Julio Marcelo Lucini y Ricardo Pinto, definirán si aceptan o rechazan el planteo de la defensa del único detenido por el homicidio de Ángeles Rawson, ocurrido el 10 de junio pasado en el edificio de Ravignani 2360, en Palermo.

Desde las primeras horas posteriores al hallazgo del cuerpo en el predio de la Ceamse, en José León Suárez, la querella era sólo impulsada por el padre de Ángeles, pero en las últimas horas, el juez Javier Ríos aceptó el pedido presentado por Aduriz para impulsar la acción penal. Ambos querellantes serán representados por el mencionado Lanusse.

El otro foco de atención con respecto a la investigación del homicidio de Ángeles Rawson estará en la sede del Cuerpo Médico Forense, en Lavalle 1429. Allí, el decano del organismo, Roberto Luis María Godoy, y otros nueve científicos, analizarán los resultados de los estudios histopatológicos realizados en las 55 muestras de tejidos tomadas del cuerpo de la adolescente.

Luego de revisar esos estudios, los médicos deberán definir si la víctima sufrió un ataque sexual, lo que podría agravar la imputación contra Mangeri.

La junta médica, de la que también participarán los peritos de parte, deberá elaborar un informe de esos estudios realizados mediante la observación en microscopio de los tejidos para definir si las lesiones genitales y paragenitales que presentaba Ángeles fueron hechas en vida o post mórtem, y así determinar si fueron ocasionadas durante un ataque sexual.

La conclusión de la revisión de esos análisis será presentada por escrito al juez Ríos entre mañana y el lunes próximo.

Hasta el momento, Mangeri, quien trabajaba como encargado en el citado edificio de Ravignani 2360, donde vivía la víctima, había sido procesado por homicidio simple, un delito que contempla una pena de entre 8 a 25 años de prisión.

Pero, en caso de que los científicos coincidan en que Ángeles Rawson fue víctima de un ataque sexual, el magistrado podría reformular la acusación contra el encargado Mangeri al considerar que el asesinato fue cometido para lograr la impunidad de un hecho anterior, que era el abuso. Esta figura penal, cabe recordar, contempla una pena de reclusión perpetua.

Fuente: LA NACION