El Banco Central perdió otros US$ 113 millones y las reservas ya caen casi 25% en lo que va del año

126

Las reservas del Banco Central (BCRA) retrocedieron ayer otros US$ 113 millones , afectadas por las ventas que la entidad realizó en el mercado para abastecer la demanda de importadores y mantener administrado el precio oficial del dólar, y ante un nuevo giro de divisas al Tesoro nacional para que se paguen importaciones de energía, según explicaron en la entidad.

Bajaron de los US$ 32.711 millones declarados en la antevíspera a los US$ 32.598 millones de ayer, según datos preliminares divulgados anoche, con lo que se siguen hundiendo en el menor nivel de los últimos seis años y diez meses (hay que retroceder hasta el 11 de enero de 2007 para dar con un monto menor).

No sorprendería descubrir con el correr de los días que el ajuste fue mayor, ya que desde hace meses las diferencias suelen ampliarse en sentido negativo cuando se consolidan los datos. Vale apuntar que mientras las cifras preliminares permitieron establecer por primera vez anteayer que las reservas había perforado el nivel de US$ 33.000 millones, los datos consolidados conocidos ayer -con actualización al lunes último- revelaron que ese nivel ya se había alcanzado el pasado viernes, cuando la tenencia quedó en US$ 32.954 millones.

Con todo, si se toman como referencia las cifras preliminares, con la merma de ayer la caída en las reservas se amplió al 24,7% en lo que va del año (equivalente a los US$ 10.692 millones, un cuarto del stock de US$ 43.300 millones con que cerró 2012), pese a que parte de la demanda de divisas se mantiene reprimida desde hace dos años y la mayoría de las compras corporativas para giros de utilidades se encuentran postergadas.

Esta sangría es la que hace suponer al mercado que el Gobierno anunciaría medidas para tratar de encauzar el flujo en niveles más “tolerables” para el actual escenario de restricción externa autoinfligida en que desarrolla sus actividades la economía local. De allí que la mayoría de las especulaciones aluden a la imposición de algún tipo de herramienta para reprimir más la demanda de dólares mientras se avanza en negociaciones para tratar de acercar divisas al país. Claro que, para eso, hay que esperar que la presidenta Cristina Kirchner retome la actividad y laude sobre las distintas propuestas que le acercan sus funcionarios.

En el mercado sospechan que la estrategia oficial, que en los últimos días se centró en reducir el ritmo de depreciación del peso, responde al dilema de “manta corta” que enfrenta el Gobierno. Aluden así a un intento por no encarecer más las importaciones de energía. “No creo que sea casual que mueven los precios mínimamente desde hace días. Sacaron cuentas y vieron las facturas por pagar”, deslizó un operador.

Ayer, por caso, el BCRA comenzó a vender dólares en el mercado a una paridad de $ 5,9770 “para satisfacer la demanda privada por pago de importaciones que no puede cubrirse con ingresos de los exportadores ni con una casi inexistente inversión de capitales”, apuntó la corredora de cambios ABC, “y nunca se movió de ese precio”.

Según cálculos privados, de esa manera el BCRA se vio obligado a volcar unos US$ 100 millones, cifra que desde la entidad reducen un poco, aunque sin dar mayores precisiones.

UNA ESTRATEGIA CAMBIANTE

El Banco Central busca frenar el drenaje de divisas

Una “manta corta”
Algunos en el mercado sugieren que el BCRA habría desacelerado en los últimos días el ritmo de devaluación, para evitar encarecer aun más las importaciones de energía

A la espera de Cristina
En la City descuentan que habrá medidas para restringir la demanda de dólares, aunque para ello esperan que retome sus actividades la presidenta Cristina Kirchner.

 

Fuente: LA NACION