Las terribles imágenes del avión que se estrelló en Rusia

116

MOSCÚ.- La catástrofe aérea ocurrida hoy en la ciudad de Kazán , capital de la república rusa de Tatarstán, se cobró la vida de los 44 pasajeros y 6 tripulantes que viajaban en la aeronave.

Según datos preliminares, los pasajeros del avión de la compañía “Tatarstán” habrían muerto al instante, ya que el aparato estalló y se partió en varias partes tras el impacto del depósito de combustible contra el suelo.

 El Boeing 737, uno de los aparatos más utilizados en la aviación civil de todo el mundo, se precipitó contra la pista del aeropuerto “Kazán” en torno a las 19.26 hora local (15.26 GMT), al intentar retomar el vuelo tras un primer y fallido intento de aterrizaje.

La portavoz del ministerio ruso de Situaciones de Emergencia, Irina Rosius, indicó que “según informaciones preliminares, todas las personas que se encontraban a bordo del avión, 44 pasajeros y seis miembros de la tripulación, murieron”.

“No había niños entre los pasajeros”, precisó la vocera.

Se abrió una investigación por “violación de reglas de seguridad aérea”, indicó el comité de investigación.

Varios investigadores fueron desplegados en el lugar del accidente, añadió el comité.

Según las agencias de prensa rusas, el avión de la compañía aérea Tatarstán intentó aterrizar tres veces, antes de estrellarse.

Los servicios meteorológicos rusos afirmaron que las condiciones para el aterrizaje en Kazán eran normales, ya que, aunque llovía, las nubes se encontraban a una altura mínima de 210 metros, la visión horizontal era de 5 kilómetros y la fuerza del viento de 8-11 metros por segundo.

El presidente ruso, Vladímir Putin, y el primer ministro, Dmitri Medvédev, expresaron sus condolencias a los familiares de las víctimas y ordenaron al titular de Transporte desplazarse con urgencia a Kazán y crear una comisión de investigación.

Según la televisión pública, una periodista que había viajado horas antes en ese mismo aparato desde Kazán a Moscú aseguró que los pasajeros se asustaron mucho, debido a las fuertes vibraciones del avión durante la maniobra de aterrizaje en la capital rusa.

“El hombre que estaba sentado junto a mí se puso blanco como la harina y me dijo que nunca había vivido un aterrizaje igual. Aterrizamos a la primera, pero el avión se movía muchísimo”, dijo la reportera Lenara Kashafutdinova al Canal Uno.

Además, según fuentes oficiales, este mismo aparato realizó un aterrizaje de emergencia en Kazán en noviembre del pasado año, aunque entonces ninguno de los 78 pasajeros resultó herido.

Agencias EFE y AFP.