En medio de las protestas policiales, Daniel Scioli canceló su agenda en Brasil y regresa al país

139

 

 

En medio de la creciente tensión por los conflictos en reclamo por mejoras salariales de efectivos de la policía bonaerense, el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Daniel Scioli, canceló anoche la agenda que tenía prevista cumplir hoy en Río de Janeiro y regresa al país.

Así lo anticiparon desde prensa de la gobernación, a través de un comunicado en el que no se precisaron más detalles. El mandatario tenía previsto asistir a un encuentro con el ex presidente estadounidense Bill Clinton en el Palacio de la Ciudad, en el marco de la sesión de apertura de Clinton Global iniciative Latino América, que contará con la presencia de la presidenta Dilma Rousseff.

La cancelación de la agenda de Scioli se produce durante los reclamos de efectivos de Infantería, quienes se manifiestan desde ayer en la localidad de La Plata en reclamo de un aumento salarial. Allí más de cien efectivos de un cuartel ubicado en las calles 115 y 59 realizan una medida de fuerza con bloqueo de calles y sin asistir a sus lugares de trabajo.

Los oficiales piden cobrar de básico lo mismo que sus pares de la Policía Metropolitana y lo que acordaron percibir a partir de esta semana la policía de Córdoba, es decir alrededor de $12.000. Es casi el triple que lo que reciben ahora los agentes bonaerenses.

LA ALARMA DEL GOBIERNO

En la provincia de Buenos Aires, se encendió la luz de alerta apenas se conocieron los primeros saqueos en Córdoba. Ante el temor de réplicas, el gobernador Daniel Scioli coordinó con el secretario de Seguridad de la Nación, Sergio Berni, la instalación de un comando antisaqueos para patrullar el conurbano y anunció, además, el adelanto del pago de aguinaldos.

El ministro de Seguridad bonaerense, Alejandro Granados, buscó llevar calma a los uniformados. Anunció que la fuerza recibirá un aumento en enero próximo, aunque no dio detalles de montos.

EFECTO CONTAGIO

Las protestas policiales comenzaron en Córdoba, donde hubo saqueos, un muerto y centenares de heridos, y se extendieron a Catamarca, San Juan, La Rioja, Santa Fe, Neuquén, Río Negro y Chubut. Ante la tensión que despertaron los conflictos, el Gobierno movilizó a 10000 efectivos de Gendarmería Nacional y Prefectura para reforzar la seguridad de las zonas más calientes.

Fuente: LA NACION