Tiene síndrome de Down y es segunda escolta con promedio de 9,63

358

Lo que más le gusta es Matemática, pero en todas las demás materias, como Agropecuaria o Industrialización, a Milagros Paz (12) le fue más que bien. Ella tiene síndrome de Down y ayer en su familia vivieron uno de los momentos de mayor orgullo: Mili salió escolta en el cuerpo de bandera de la escuela Julia León con un promedio de 9,63, en un logro de integración porque es una escuela convencional. 

«Estoy feliz, muy feliz\’, dijo Milagros. Ella nunca fue a una escuela de educación especial, pues hizo el jardín de infantes y el Primer grado en la escuela Torres, de Rawson, pero luego se cambió a la Julia León, en Rivadavia, por la cercanía con su casa. Si bien en toda la Primaria tuvo buenas notas, lo del cuerpo de bandera no era algo que buscaba. Es más, a su mamá, Liliana, la citaron a la Dirección del establecimiento la semana pasada y ahí le contaron. «Fue una sorpresa que me generó un gran orgullo. Para festejar hicimos un almuerzo y como premio Mili sólo nos pidió que la lleváramos a comer una hamburguesa\’, dijo Liliana, la mamá.

Milagros es segunda escolta del Cuerpo de Bandera Provincial de la escuela Julia León y ayer, en la ceremonia que se hizo en el patio del establecimiento, destacaron su logro. 

La niña es la menor de cuatro hermanos, de 33; 28 y 26 años, y se llama así en honor a la devoción que los Paz tienen por la Virgen de la Medalla Milagrosa. Durante el cursado contó con la guía de asistentes de la Fundación Aleluya, que trabaja en conjunto con la escuela, pero a Mili siempre la ayudó su mamá con los deberes. «Cuando era chiquita, en los trabajos de estimulación temprana nos aconsejaron que la mandáramos a una escuela convencional. Y como pasa en todos estos casos, algunas cosas las aprendió fácilmente y otras necesitaron de mayor esfuerzo. Pero Mili siempre ha sido muy de comprometerse y aunque un tema le pudo costar más, al final lo lograba aprender\’, contó su madre. 

En la escuela, su mejor compañera se llama Giuliana y además de hacer las tareas, a Milagros le gusta jugar en la computadora, mirar el Facebook y sacarse fotos. Todo el tiempo también está escuchando música, siempre alegre como las cumbias o el reggaeton. Ahora está practicando su firma y donde vaya no le faltan sus lápices para dibujar. 

Y si bien aún le queda un año más de la Primaria, en la familia ya están analizando a qué escuela irá después. «Es muy talentosa y si le fue bien ahora, no dudamos en que le irá mejor en la Secundaria\’, dijo Liliana.

Fuente: Diario del Cuyo