Sanz se apunta para modificar las PASO

341

En una entrevista otorgada el diario oficialista Página/12, el senador mendocino por la UCR, Ernesto Sanz, volvió a sostener que si el peronismo llega dividido a las presidenciales, entrarán en un ballottage en 2015.

El senador dijo que sus objetivos como presidente de la UCR “es la construcción de un espacio alternativo que nuclee a todo el ancho espacio de centroizquierda, del progresismo republicano, que fragmentado ha tenido el respaldo en las últimas 8 o 10 elecciones de más del 30 por ciento y que al haber estado disperso ha diluido su voto”, y añadió: “Depende de nosotros devolverle el equilibrio al sistema político”.

De cara al 2015, Sanz afirmó que “acá el antecedente es Santa Fe, que hace seis años gobierna un frente que no tiene fisuras”

 En este sentido, el mendocino habló sobre sus posibles candidatos a vice, y aprovechó para recalcar que “el sistema electoral argentino es el peor de todos, porque es un sistema rígido. Los otros antecedentes que hay en el mundo son sistemas flexibles. Por ejemplo, Uruguay permite la integración de fórmulas después de las PASO. En Estados Unidos solamente se pone en juego el presidente y después éste elige el vice. Cualquiera de ésos es mejor que el rígido nuestro”.

Vale destacar que la ley electoral vigente determina que los binomios de precandidatos a presidente y vice deben competir en las PASO en fórmulas cerradas y prohíbe alterarlas una vez sobrepasada la interna. Es por eso que tanto Sanz como Julio Cobos y Margarita Stolbizer plantean dos cosas: que en las PASO sólo se elija candidato a presidente y que el ganador de la interna de un frente designe, con acuerdo del resto, al candidato a vice -como EEUU-, o que la fórmula se integre con los dos dirigentes más votados en las primarias, como Uruguay.

A este respecto, dijo: “Vamos a tratar de influir en una reforma electoral para que pasemos a un sistema flexible. Más allá de nuestras propias necesidades, el sistema no es bueno porque no favorece la política de alianzas”.

Sobre su acercamiento a las fuerzas progresistas, Sanz indicó que “el progresismo hoy en Argentina tiene características quizá diferentes de las que tradicionalmente ha tenido. Significa devolverle un camino de progreso que lo aleje de la decadencia. Fundamentalmente la decadencia de la anomia”.

“Ser progresista significa ir hacia un orden democrático”, sostuvo.

En este sentido, Sanz se autocalificó como “un defensor del orden democrático”, aunque dijo no ser ingenuo respecto de que mucha veces esde el kirchnerismo se plantea que esa posición esconde el conflicto de intereses con sectores dominantes o concentrados.

 “No soy un utópico o un ingenuo que cree que esto se puede hacer en un mundo ideal sin conflicto. Pero los conflictos en las democracias maduras y serias se resuelven también con reglas de juego y con la ley. Yo no admito que para resolver esos conflictos una facción tenga que apoderarse de la Justicia, del Estado, de las reglas y hacer las propias. Porque eso termina como termina hoy el kirchnerismo: en el fracaso”, indicó.

Para Sanz, hoy ya “no hay un Estado fuerte, sino desorientado, con nula capacidad de gestión. El Estado se mide en función de los resultados y no ha sido inteligente, sino bastante tonto. Las contradicciones del kirchnerismo han sido tremendas”, aseveró el senador. 

En cuanto a los intentos de la UCR por de hacer un frente con fuerzas afines, el legislador afirmó: “Nos hemos equivocado mucho y precisamente la intención es no volver a cometer esos errores. Nos hemos equivocado en haber hecho acuerdos más personales que de partidos. Hoy estamos haciendo acuerdos entre partidos. Mirando hacia atrás hay muchas cosas que hicimos mal y que estamos dispuestos a corregir”, expresó.

Fuente: MDZ