Un fuerte aumento en los alimentos impulsó la inflación de 2013 a cerca del 28%

86

Lejos, muy lejos del 10,5% que informaría el Indec la próxima semana como dato de la inflación de 2013 , el índice de precios al consumidor habría registrado el año pasado un aumento promedio de 28% y de más de 30% en el caso de los alimentos, según economistas consultados por LA NACION. Mientras tanto, el Gobierno aparece desorientado en torno de las medidas necesarias para bajar los precios: en sólo 48 horas se contradijo en torno de la necesidad o no de importar un producto como el tomate que, según sus productores, no registra faltantes.

La ex directora del IPC del Indec hasta el comienzo de la manipulación de las estadísticas públicas en 2007, Graciela Bevacqua, estimó que la suba de precios fue de 27,4% en 2013, con sendos incrementos de 33% en alimentos y bebidas, y en transporte y comunicaciones. Esto derivó en incrementos en la canasta básica alimentaria de 43% y de 45% en la canasta básica total, según la especialista. En particular, su cálculo de diciembre último fue de 2,9% a nivel general; 3,9% en alimentos; 2% en transporte; 4,9% en esparcimiento; 3,6% en equipamiento del hogar y 3,2% en atención médica.

Dado estos aumentos, indicó Bevacqua, la Asignación Universal por Hijo perdió 21% de poder de compra respecto de su lanzamiento.

En el sector formal, el panorama no fue mejor. Como lo señala un informe del Banco Ciudad, la pérdida del salario real fue de 2% en 2013, “en lo que sería su segunda y más pronunciada contracción desde 2007, luego de las alzas registradas entre 2008 y 2011”. Para el Ciudad, el aumento de precios superó el 3% el mes pasado. Al respecto, la entidad que preside Rogelio Frigerio sostuvo que “lo más preocupante de esta situación es que se acumularían dos años consecutivos de deterioro, que podrían ampliarse a tres en 2014”.

“Este comportamiento de los salarios reales atenta contra el avance del consumo”, concluyó el paper.

Otros consultores vieron una importante dispersión en cuanto a la inflación de 2013: el Estudio Bein y Analytica la estimaron en 25%, mientras que Melconian & Santangelo calcularon 28,7% y Finsoport, de Jorge Todesca, 30,1%.

Sin embargo, todos coinciden en que este año todas esas cifras serán superadas por el efecto de la mayor devaluación, en un contexto de “ajuste desordenado” por la falta de un plan integral para atacar la inflación real, más allá de lo que reconozca el Gobierno en el nuevo IPC.

Carlos Melconian dijo a LA NACION que la suba de precios rondó el 4% en diciembre, según sus cálculos, y anticipó que, anualizada, estará en 33% al finalizar el primer trimestre de este año. “Y luego habrá que contabilizar el efecto de la devaluación y de las paritarias, por lo que una inflación del 40% [en 2014]no es un escenario imposible”, advirtió.

Marina Dal Poggetto, directora del estudio Bein, indicó, por su parte, que la suba anual fue de 25,5% -similar a los resultados registrados por las dos CGT, la de Antonio Caló y la de Hugo Moyano-, “pero en los últimos tres meses del año escaló por encima del 38 por ciento anualizado”. El último informe de la consultora dirigida por Miguel Bein precisó que, en diciembre, la anualización ascendió a 53%, por lo que “el cierre de las paritarias en niveles similares a los del año pasado luce complicado”, en torno del 25 por ciento. El aumento en los alimentos, según Dal Poggetto, fue de 5% en diciembre y sería de 1,7% en enero.

El escenario base de Bein es que la devaluación ronde el 30%, la economía crezca el 1% y el salario real registre una caída de 2,5 por ciento.

PARITARIAS EN LA MIRA

Finsoport registró en los alimentos una suba del 4,5% en diciembre y del 45% en el año.

Para este mes, espera una inflación general de 4,5% y, para el año, de 28%. “Podría tener que ser revisada para arriba, dado el mal panorama en el que la suba de los precios se come el efecto de la devaluación del tipo de cambio oficial”, explicó Todesca a LA NACION. “Con estos números es imposible pensar la paritaria en el nivel que quería el Gobierno, cercano al 20%, porque los sindicatos plantearán entre 30 y 35 por ciento de incrementos, en un contexto en el que las empresas pierden rentabilidad”, agregó el ex viceministro de Economía.

Por su parte, el economista Ricardo Delgado, director de Analytica, prevé que la inflación ronde el 28% y que el acuerdo de precios funcione tan sólo unos meses, como ocurrió el año pasado.

Fuente: LA NACION