En dos años, los servicios básicos subieron en Mendoza hasta 150 %

119

El impacto y la molestia que causó en los mendocinos el aumento del boleto del colectivo se suma a la serie de subas que ha tenido que soportar un golpeado bolsillo ciudadano.

Es que una de las situaciones que han marcado la gestión del actual gobernador es el aumento de servicios que durante mucho tiempo mantuvieron subas bastante controladas y que habrían  afectado la actual administración. El mismo Diego Martínez Palau, ministro de Transporte, dio a entender –para justificar el aumento del boleto a 3,50– que, durante mucho tiempo, el valor se  mantuvo estancado en perjuicio del servicio.

Desde 1,40 pesos que costaba en el 2012, llegó el 2014 con un boleto mínimo que ya llega a los 3,50, una situación que en el Ejecutivo tienen muy en cuenta pero que, a pesar de ser impopular, no  puede ser obviada si el objetivo es que los números comiencen a cuadrar.

Lo cierto es que, en los dos últimos años, los servicios de electricidad,  agua y transporte aumentaron considerablemente, sin mencionar los incrementos en los impuestos provinciales (Inmobiliario,  Automotor e Ingresos Brutos).

Si, ayer, el boleto acumuló un aumento de 150% desde el 2012, el agua y la electricidad también tuvieron subas que impactan en la economía familiar.

AGUA. Por el lado del agua, se registró un incremento de 35% promedio en las facturas en marzo del 2012. Eso fue importante si se considera que en el 2011 también hubo subas. Pero no fue el  único aumento durante ese año, ya que, en diciembre del 2012, las facturas subieron otro 25,42%, cifra que se repitió en noviembre del 2013.

En un ejercicio simple, si una persona pagaba 100 pesos de agua en marzo del 2012, en noviembre del 2013 pagó 212 pesos, lo que se traduce en un aumento de 112%.

LUZ. Las facturas de la electricidad también afectaron las cuentas mensuales, aunque en menor medida que el agua. En setiembre del 2012 se registró la primera suba, con 5,5% de incremento.  Nueve meses después vino otro anuncio de nueva tarifa, y la cifra que preocupó a los mendocinos fue 9%. Pero ese no fue el último anuncio mal recibido por el bolsillo, porque, en noviembre del  2013, la suba en las facturas fue de 7%.

Con estos números, una persona que pagaba 100 pesos de luz en setiembre del 2012, terminó abonando en noviembre del año pasado 123 pesos, 23% más.

Si consideramos estos tres servicios que son fundamentales, en los dos últimos años, el incremento es para complicar cualquier economía. El 150% de los pasajes, más 112% del agua y 23% de las  facturas de luz, entregan un preocupante  escenario sólo en tres ítems de la vida cotidiana.

Si con los números antes indicados la situación financiera de una familia promedio en Mendoza se complica, es peor para quienes tienen que pagar impuestos como el Inmobiliario y el Automotor.

Desde que asumió Francisco Pérez, el aumento de los impuestos mencionados llega a 40%, números que se reducen para aquellos que cumplan con los plazos de beneficios establecidos.

De esta forma, la gestión del actual gobernador ha tenido que convivir con decisiones impopulares a nivel local y con lo que “hereda” de resortes nacionales, como el aumento de la nafta o la suba en  el precio del pan, las carnes y otros productos de consumo masivo.

Fuente: EL SOL ON LINE