Los jubilados que le escribieron al Papa Francisco para que los tengan en cuenta

218

“Sus referencias sobre los sectores más marginados, entre los que nos encontramos, la corrupción y las trágicas consecuencias del actual sistema económico imperante nos hacen sentir …¡por fin!… contenidos y representados. Su voz es la de miles de millones de personas injusta e innecesariamente desamparadas” dice uno de los párrafos de la carta que le enviaron al Papa Francisco los integrantes de la Asociación Jubilados, Pensionados y Retirados (JU.PE.RE.) los que esperan de un momento a otro la respuesta del Sumo Pontífice.

Rolando Frías, ex ferroviario, es el presidente de la entidad; Irrazábal, ex trabajador del Banco de Mendoza, es el secretario, y Luis Tomás Pérez, ex trabajador de maestranza de la UNC, adherente a la asociación, estuvieron con el arzobispo de Mendoza, monseñor Carlos María Franzini, y le pidieron que les contactara con el área de la Pastoral Social.

Luego de esa reunión se animaron y le escribieron una carta al Papa Francisco que desde Buenos Aires fue enviada por “valija diplomática”. Coinciden con él cuando afirma que “están desprotegidos tanto los niños como los ancianos”. Les encanta cuando les pide que “hagan lío”.

Dicen en esa carta, después de detallar las tareas en las que está empeñada la asociación, que “intentan reclamar por los derechos conculcados de los ancianos aunque también damos especial importancia en advertir a las generaciones más jóvenes sobre un futuro nada venturoso que los aguarda si todo sigue igual”.

El trabajo cotidiano

“Mirá pibe, hace treinta minutos nosotros éramos jóvenes, dentro de una hora estarás jubilado vos también” dice Julio Irrazábal a alguno de los chicos que se acercan a hablar con los integrantes de la asociación cuando reparten volantes en el centro de la ciudad de Mendoza. Desde el 2011 ya distribuyeron 60.000 fotocopias explicando sus objetivos y las razones de su militancia.

Reconocen que “no tenemos poder de fuego como cortar calles, incendiar cubiertas o hacer paros. Sólo contamos con nuestras historias de esfuerzo y dignidad”.

En la provincia de Mendoza hay 280.000 jubilados, “el 70% de los cuales vive bajo la línea de pobreza al igual que en todo el país, porque cobran un mínimo de 2.476,98 pesos por mes, es decir, 82,56 pesos por día” afirma Rolando Frías. “Así no se puede vivir” destaca: “Se ha roto el contrato social, las víctimas somos todos nosotros. El Gobierno realiza un manejo discrecional del dinero que lo usa para alimentar el fútbol para todos o los planes sociales mientras se descapitaliza Anses, por ejemplo”.

Irrazábal afirma que Argentina tiene leyes previsionales muy importantes “pero el problema es que no se cumplen. Nos asiste la razón y la justicia pero nadie nos da lo que nos corresponde. Hay juicios ganados para que el gobierno pague el 82% a los jubilados, sin embargo, los políticos siguen gastando. En el Congreso Nacional ganan más de 80 mil pesos por mes, en la provincia los legisladores están por encima de los 40.000 pesos y los concejales se llevan alrededor de los 20.000 pesos. Nosotros que somos el pueblo, que deberíamos vivir mejor nuestros últimos años de la vida, tenemos que sufrir una situación indigna”.

El dirigente aclaró un punto que consideran fundamental porque muchos jóvenes que son militantes políticos afirman que el gobierno ya les está pagando el 77% y falta muy poco para llegar al 82%.“Es una falacia” dice Irrazábal: “Ese 77% se paga sobre el salario mínimo pero el Gobierno tiene que cumplir con la Constitución Nacional. Tiene que pagar el 82 por ciento móvil sobre el salario que ganaba el trabajador el momento de jubilarse. Los números son bien diferentes”.

Frías, Irrazábal y Luis Tomás Pérez, anunciaron a El Sol Online que todos los primeros miércoles están en la Peatonal de la ciudad de Mendoza, distribuyendo volantes con sus definiciones y sus propuestas para mejorar la vida de los jubilados.

Convocaron a todos los jubilados por los siguientes reclamos: por el 82% móvil, normalización del PAMI, por la intangibilidad de los fondos de la ANSES, por el pago de los juicios por reajustes jubilatorios, por la reforma del estatuto de la OSEP para que los jubilados tengan representación en el directorio, por viviendas para jubilados y pensionados y por un haber mensual de 5.000 pesos.

 

Fuente: EL SOL ON LINE