¿Hay vida offline durante las vacaciones?

245

Entonces, una mañana, de repente llega el gran día. ¿Casamiento? Nah… a esta altura yo prefiero apostar al amor con fecha de vencimiento, comiendo un choripán en la costanera. ¿Cuántos que se juraron entrega hasta la eternidad terminaron dividiendo hasta las cucharitas de plástico? Mejor quedar al margen de ciertas nupcias, digo yo. Aparte, las wedding planners cobran carísimo e inventan ceremonias campestres para seres urbanos, sin tomar la precaución de chequear si los novios son alérgicos a los bichos colorados que habitan en el césped. ¡Dios nos libre de una desgracia así en pleno festejo!

Ojo, que nada tengo en contra de las ceremonias, ni de la urbanidad; ni siquiera de los bichos colorados. Al contrario. Pero de tanto ‘lustra que te lustra’, dándole con la cera para pisos al parquet del departamento con cuarenta y dos grados de térmica, una termina reflexionando sobre ese tipo de cosas. Pensamientos incongruentes, pero que ayudan a pasar un poco el rato. Hasta que en eso, se siente con enorme intensidad la aparición en escena de un llamado vital imposible de ignorar. He aquí la dramatización:

– ¡Pst, vos! ­–una voz extraña.

– ¿Quién anda ahí?­­ –yo, transpirada y empuñando con fuerza el lampazo, por las dudas de que haya que dárselo por la cabeza a un ladrón de modus operandi “hombre araña” (es que vivo en un séptimo piso).

– Soy el aire libre… ¡Ven a mí! –la maravillosa invitación.

Y claro que dan ganas de correr con vehemencia hacia esa promesa de naturaleza sin fin, para llenarse los pulmones de olor a clorofila y toser la contaminación ambiental de todo un largo año. Si además ese aire libre incluye olor a mar y una humareda proveniente de una marisquería fritando langostinos y rabas, entonces, ¡bingo! Será otra batalla ganada en esa larga lucha de trescientos y pico de días atravesando a duras penas –y a veces sin suerte- el triste síndrome de abstinencia vacacional. Traducción:

¡¡¡IUPIIIII, LLEGARON LAS VACACIONES!!!

Es que ellas llegan así como así, un día, con su idílico resplandor. Y la cruel realidad de que no siempre son lo que uno espera, pero qué va, con lo fácil que es hacer la vista gorda mientras se toma un poco sol en la playa abarrotada. Es que, volviendo al asunto del amor, es un hecho que muchas parejas acabaron separándose luego de comenzar discutiendo sobre qué llevar en la heladerita a la playa.

– ¿Te parece poner sándwiches de milanesa completos y flanes con dulce de leche? –ella.

– ¿Sólo vas a poner yogures descremados y fruta? ¿Por qué no ponés también un calibre 38 y me gatillo en el acantilado?­– él.

O viceversa, porque los gustos han cambiado tanto. Pero es que las desavenencias de ese tipo son terribles aún cuando alguno de los dos haya tenido el buen tino de incluir algunos refrescos sabor cola y hasta cubitos. Ni que hablar cuando hay hijos de por medio y la lucha queda declarada por ver quién les unta el protector (¿por qué los hombres nunca quieren hacerlo, o no saben cómo, o dicen que lo de la importancia del protector es una vil maniobra económica de los laboratorios?).

Peor aún es hacer como yo, y llenar al chico de crema protectora del factor más alto disponible, hasta dejarlo blanco y pegajoso, y acabar siendo víctima del “Factor 70 Gate”, un caso de público conocimiento días atrás. ¡Y sí! Por mi culpa (y fundamentalmente la del laboratorio) al final mi pobre hijo terminó en carne viva. Pero lo peor fue cuando el padre de la criatura acotó:

– ¡Te lo dije! No sé para qué le ponías tanto protector…

Ojo, que igual sobrevivimos como pareja, aún cuando había cuchillos a mano. Ni siquiera nos quebró el hecho de que nuestra flamante sombrilla nos jugó una mala pasada. Pero entonces yo aproveché para hacer mi propio descargo:

– ¿No encontraste alguna otra sombrilla más barata y más pedorra para comprar?

Si no me creés, no te preocupes: tengo imágenes para documentar. ¡A remitirse a las siguientes pruebas!

Y así. Lindas postales de la vida en familia durante las vacaciones. Una historia típicamente veraniega que… ¡¡¡Continuará!!!