“Mi hija era una apasionada, es una pérdida muy dolorosa”, dijo el padre de la bombera Anahí Garnica

332

Raul  Garnica, el padre de Anahí, una de las bomberas que murió en el incendio yderrumbe de Barracas , fue la inspiración de la joven a la hora de elegir su vocación. “Era una apasionada y siempre fue muy profesional. Ésta es una pérdida muy dolorosa”, se lamentó el hombre, bombero retirado, en diálogo con LA NACION.

“Anahí era una hija extraordinaria. Como padre sólo puedo desear que haya sido muy feliz mientras estuvo con nosotros”, dijo Garnica, quien contó que otro de sus cinco hijos es cadete de bomberos en la Escuela de Policía.

“Lo que sucedió no se puede arreglar. La nuestra es una profesión muy difícil. Yo tuve suerte de no caer durante mi carrera”, contó. “De lo que sucedió hoy, sólo sé lo que tengo que saber. Hoy sólo puedo ocuparme de contener a mi gente y a mi familia ante esta dolorosa pérdida”, sostuvo Garnica.

“De lo que sucedió hoy, sólo sé lo que tengo que saber. Hoy sólo puedo ocuparme de contener a mi gente y a mi familia ante esta dolorosa pérdida”

Anahí fue la primera mujer en ingresar en el escalafón Bomberos de la Policía Federal, históricamente un lugar reservado sólo para hombres. En una nota publicada en el diario Página 12 , Garnica contó que desde pequeña, cuando veía a su papá con el uniforme de bombero, soñaba con ser como él. Su marido también es bombero del Cuartel de La Boca.

VOCACIÓN DE FAMILIA

Raúl Garnica fue bombero durante muchos años. Su carrera comenzó en la década del 70, en la Guardia Operativa de la División Cuarteles de Bomberos. Participó de muchos operativos de rescate y de extinción de incendios. También fue instructor del Grupo Especial de Rescate.

Además es autor de un libro titulado ” Operaciones de Incendio y Rescate “, un manual que describe una serie de maniobras y ejercicios operativos para el trabajo de los bomberos.

En una entrevista publicada en el sitio www.cursosparabomberos.com , Garnica contó que la inspiración para este libro fue su propia hija, ya que su esperanza era que les “sirva de ayuda a los lectores Bomberos, para proteger su propia vida, para salvar la de otros, para salvaguardar los bienes y pertenencias, mitigando los daños, ofreciendo consecuentemente el mejor servicio comunitario posible.”

Fuente: LA NACION