Pedirán la indagatoria de Boudou por Ciccone

154

El  año judicial empezó con una muy mala noticia para Amado Boudou: después de dos años de una investigación que tiene en vilo al vicepresidente, el fiscal del caso Ciccone preparó un pedido de indagatoria en su contra y planea presentarlo hoy.

El borrador que terminó de redactar Jorge Di Lello no sólo alcanza al vicepresidente. También le solicita al juez Ariel Lijo que cite como acusado al jefe de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP),Ricardo Echegaray. En ambos casos, como presuntos autores del delito de “negociaciones incompatibles” con sus cargos de funcionarios.

El argumento del fiscal es que Boudou, cuando era ministro de Economía, “se interesó” indebidamente en el trámite del levantamiento de la quiebra de la ex imprenta Ciccone Calcográfica. No lo acusará de haber sido su dueño en las sombras, pero sí de haber intervenido en el plan ideado para salvar a la empresa y para contratar después desde el Estado la fabricación de billetes.

En cuanto a Echegaray, la acusación en su contra consiste en haberle dado un trato impositivo preferencial a la nueva Ciccone.

Boudou ya sabe que hoy pedirán su citación. Lo llamaron sus abogados ayer. Eduardo Durañona, uno de ellos, había estado por la mañana en la fiscalía. Más de media hora, en una reunión a puertas cerradas.

Una vez que el escrito esté presentado, el juez decidirá si hace lugar a las citaciones. La lista de los candidatos a ser indagados que preparó la fiscalía incluye también a otras nueve personas; entre ellas, Nicolás Ciccone, el fundador de la imprenta, y dos yernos suyos; el socio de Boudou José María Núñez Carmona, y el supuesto testaferro del vicepresidente, Alejando Vandenbroele.

Lijo no tiene plazo para contestarle al fiscal; ni siquiera tiene la obligación de hacerlo. “Vamos a leer el escrito que presente y después estudiaremos la situación”, dijo, sin ningún ánimo revelador, una fuente del juzgado.

Este escrito no responde al plan que había diseñado el juez para la causa. Lijo tiene ordenada una serie de declaraciones de testigos que termina en mayo. No planeaba llamar a los acusados todavía. Es posible que su cronograma se vea alterado por esta presentación, pero nadie imagina una indagatoria del vicepresidente de urgencia. Mucho menos de Echegaray, que para el juez tiene carácter de testigo, no de acusado; lo mismo que los Ciccone.

El pedido de indagatoria golpea al vicepresidente en su costado más débil. Esta causa, que lo tiene amenazado desde hace dos años, no sólo limitó su proyección política y frustró sus aspiraciones de suceder a la Presidenta; fue determinante para que lo relegaran de la toma de decisiones y quedara limitado a una función poco más que protocolar.

La existencia de un borrador que pedía la indagatoria del vicepresidente era, ayer temprano, un secreto; al mediodía, un rumor, y por la tarde, un dato dado por cierto en los pasillos de Comodoro Py por todos los interesados en el caso. Hasta antes de la feria, era algo insospechado. Di Lello está lejos de ser considerado un fiscal opositor. Es un peronista que estuvo preso en los 70 por participar de la lucha armada, que siempre tuvo buen diálogo con el Gobierno y que históricamente llevó todas sus causas sensibles con perfil bajo, con la abierta intensión de no levantar el tono político de los expedientes judiciales.

“No tengo alternativa”, le dijo ayer a un colega. Di Lello no tenía previsto complicarle la vida ahora a Boudou, pero entendió que no le quedaba otra opción cuando Lijo decidió citar a los Ciccone en condición de testigos, la defensa de Boudou cuestionó esta medida y él tuvo que opinar. No compartía la visión del juez. Tampoco quería avalar las pretensiones de la defensa del vicepresidente. Consideró que eso lo forzaba a dejar por escrito qué rol le daba él a cada uno de los involucrados.

Entre los argumentos que Di Lello planea esgrimir para que se cite a Boudou está también la necesidad de que pueda defenderse y se defina su situación, máxime dado su cargo y toda la información que ha circulado sobre él, relató una fuente que conoce los planes de la fiscalía.

Di Lello no tiene previsto hacer propia la versión de los Ciccone, que señalaron a Boudou como el hombre que les robó su imprenta. Para el delito de “negociaciones incompatibles” basta con que el funcionario se haya interesado “en miras de un beneficio propio o de un tercero”, en cualquier contrato u operación” en la que hubiera intervenido por su cargo. Alcanza con una acusación más suave.

La defensa de Boudou no esperaba enfrentar un pedido de indagatoria; al menos, no todavía. Su abogado Diego Pirota dijo ayer: “Considero innecesaria la convocatoria cuando Boudou ya ha dado las explicaciones en la causa voluntariamente”. Pero parecía más enojado con Lijo. “El fiscal está actuando en respuesta a la serias irregularidades procesales cometidas por el juzgado, particularmente la decisión de citar como testigos a quienes resultan imputados por el fiscal”, declaró Pirota a LA NACION en referencia a los Ciccone, que declararon en diciembre y complicaron mucho la suerte de Boudou.

EL PASO A PASO DE UN PEDIDO CON FINAL ABIERTO

  • El escrito de Di Lello
    El fiscal tiene listo el borrador de una presentación donde pide citar en indagatoria (es decir, como acusados de un delito) a Boudou, Echegaray, Nicolás Ciccone y ocho personas más. Varios -entre ellos, el jefe de la AFIP- son considerados testigos, y no acusados, por el juez. Di Lello planea presentarlo hoy-
  • Las alternativas del juez
    Una vez que el escrito esté presentado, el juez decidirá si hace lugar a todo, parte o nada de lo solicitado. No tiene plazos para eso. De hecho, podría no responderle al fiscal. El juez decide a quién cita a indagatoria y por qué hechos. El límite de lo que puede investigar está dado por el requerimiento fiscal que desde hace tiempo integra la causa.
  • La situación de Boudou
    Si el juez decidiera citar a indagatoria a Boudou, no requeriría para ello que el vicepresidente fuera de- saforado. Los fueros sólo impiden que el funcionario sea privado de su libertad. La defensa de Boudou presentó el año pasado un planteo de “falta de acción” con el que aspira a que la Cámara de Casación lo sobresea.

EL JEFE DE LA AFIP PRESENTÓ FACTURAS DE VIAJE

Ricardo Echegaray se presentó espontáneamente en los tribunales de Retiro y entregó documentación del viaje que realizó a fin de año a Río de Janeiro junto con su familia y dos empresarios aduaneros a los que su organismo debe controlar.

El titular de la AFIP presentó un escrito en el juzgado federal 1, en el que ratificó que el viaje fue abonado con su esposa y presentó documentos y facturas de la agencia de viajes. Luego de la presentación, el juez Marcelo Martínez de Giorgi -quien en ese momento estaba a cargo de la causa- y el fiscal Carlos Rívolo se presentaron en la agencia de viajes y solicitaron toda la información del tour para confrontarla con la que presentó Echegaray..