Obligan a los bancos a vender dólares y el oficial cae a $ 7,91

546

El Banco Central (BCRA) estableció ayer un cronograma para que las entidades financieras readecuen a la baja susposiciones en moneda extranjera , con lo que desató una verdadera carrera por vender parte de esas tenencias que presionó fuerte a la baja la cotización del dólar en sus distintas variantes y provocó descensos del 3 al 5% en los precios de acciones y bonos en divisas.

La medida le permitió además recuperar liquidez: les compró a los bancos US$ 386 millones que no tendrán impacto sobre las reservas (las tenencias en divisas tienen encajes muy altos), pero le devuelven algo de «poder de fuego» ante el mercado.

Además, mejora sus chances de que la disyuntiva entre tasas y dólar que intenta imponer logre convencer a algunos de quienes deben liquidar divisas a apostar por el peso (ahora que está algo mejor remunerado) y, en todo caso, cubrirse del riesgo de devaluación con futuros que tenderán a abaratarse.

«Es otro intento de alinear los planetas», describieron ayer desde el BCRA, al explicar la restitución de un límite que obliga a los bancos a no tener más del 30% del patrimonio en dólares o títulos en dólares, a la vez que establece en un tope del 10% las tenencias de futuros cambiarios.

Los límites, que estuvieron vigentes hasta 2006, pero permanecían suspendidos desde entonces (porque era la época que en se temía la apreciación cambiaria por la vía del ingreso de capitales), quedaron establecidos mediante la Comunicación «A» 5536 de la entidad.

Pero quedan explícitamente exceptuados de ellos los dólares que los bancos capten del exterior, ya sea mediante nuevas líneas con corresponsales o aportes de sus matrices…

La circular da plazo hasta fin de mes para que los bancos readecuen su posición en contratos de futuros, pero amplía hasta cuatro meses el que disponen para hacer lo propio con su cartera de bonos dolarizados.

Sin embargo, fue menos contemplativa con las tenencias de efectivo, lo que obligó a los bancos a venderle a través del mercado electrónico los US$ 386 millones mencionados y ayudó a voltear 10 centavos la cotización oficial del dólar, que bajó de $ 8,01 a 7,91 (1,3%) y los tendrá ofertando divisas por algunos días más.

«Las operaciones se hicieron con los depósitos en moneda extranjera que tienen las entidades en el BCRA, por lo que no tendrán incidencia en las reservas», aclararon.

Entre los analistas, la medida provocó divergencias. Algunos lo ven como un avance hacia una riesgosa discrecionalidad. «Es dinero de los bancos que el BCRA tenía en custodia y del cual, de alguna manera, se apropió. No influyen en las reservas, pero ahora los puede contar como propios», apuntó con desconfianza un economista preocupado por el impacto que la norma tendrá sobre el patrimonio de los bancos.

«Es un intento de completar el plan de readecuación de precios tras la devaluación y de convencer mediante incentivos de mercado a quienes tienen que liquidar a que se animen», señaló un habitual consultor del sistema, más contemplativo, que además recuerda que en todo caso se les «quita algo de lo que ganaron con la devaluación de enero».

En el sistema estiman que el ajuste en la posición dolarizada supera los US$ 4000 millones, considerando las posiciones en efectivo y las tenencias de bonos.

Las posiciones dolarizadas de los bancos, según cifras del mercado, superaban el 55% de su patrimonio. El grueso está vinculado con bonos dolarizados que habían incorporado a sus carteras de inversión, lo que los obligará a descargar tenencias por unos US$ 3000 millones de aquí en más, a razón d e US$ 750 millones por mes, según el cronograma.

Esa tarea la comenzaron ayer, lo que provocó bajas del 4 al 5% entre los bonos en dólares (cayó 3,6% el Boden 15, el más líquido del mercado) y volteó 3,5% el valor del dólar arbitraje, que cayó de $ 12,43 a 12, arrastrando consigo también a las acciones líderes de la Bolsa porteña.

La otra pata del plan pasa por obligarlos a vender contratos de futuros del dólar para aplanar a la baja sus tasas y readecuarlos a la expectativa de un tipo de cambio más estabilizado, al menos por algunos meses, que el BCRA lucha por imponer para convencer a quienes tienen que liquidar divisas de que les convendrá hacerlo desde este momento.

La corrección de precios en este tipo de operaciones, que se pactan según las variación del tipo de cambio, pero se liquidan en pesos, le permitirá además al BCRA disimular el quebranto que la fuerte devaluación de enero le produjo en este negocio. Vale recordar que esa entidad es la única oferente corriente del mercado en la plaza local, y bajo la administración de Mercedes Marcó del Pont tenía fuertes posiciones vendidas a entre $ 6,50 y 7, según el plazo.

El plan apunta a convencer al mercado de que la cotización del dólar en torno de los $ 8 (definido como «nivel de equilibrio y convergencia» por el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich) es la que regirá en los próximos meses ahora que la promesa oficial de no devaluar (que lanzó Cristina Kirchner allá por mayo) cayó al fondo del arcón de los recuerdos ingratos.

Fuente: LA NACION.