Vendimia política: Scioli viene con su equipo de fútbol

147
Gobernador poderoso y presidenciable. El bonaerense Daniel Scioli llegará a Mendoza el sábado por la mañana para participar de los festejos principales de la Fiesta Nacional de la Vendimia, portando consigo una de las movidas de marketing que más le gusta: su equipo de fútbol de “La Ñata” plagado de profesionales con los que se ha cansado de ganar campeonatos de modalidades reducidas. Con sus camisetas naranjas y abundante cotillón de “Scioli 2015”, el gobernador y su equipo enfrentarán a un combinado local integrado por jugadores del medio,“reforzados” con algunas figuras de la política mendocina.

Una fuente del gobierno confió que el gobernador Pérez y el vicegobernador Carlos Ciurca jugarían unos minutos alternativamente en el equipo local pero también en el de Scioli, en un partido a beneficio de inundados mendocinos. También jugarían los ministros Matías Roby –lejos, el de mejor estado físico del gabinete- y Francisco “Pancho” García. El resto no puede competir, por consejo médico, pero estarán en la tribuna. Los intendentes Alejandro Bermejo y Luis Lobos jugarían unos minutos, y el lujanino Carlos López Puelles está en duda, porque el técnico del combinado local no sabe si ponerlo en su equipo, o en el de Sergio Massa. “Esto va a ser a cara de perro y sin jerarquías. A estos de La Ñata les vamos a enseñar a jugar al fútbol como hombres” dijo un envalentonado funcionario de Pérez, que concentraría el mismo domingo a la mañana, unos minutos antes del cotejo solidario. ¿Para qué más? Los confirmados: Carlos Ciurca irá al arco, Roby jugará de volante destructivo por el medio, García de carrilero por la derecha (¿por dónde, si no?) y el bidón de agua lo alternarán José Luis Alvarez y Rolando Baldasso, que de eso saben bastante. Marcos Zandomeni animaría a las porristas con su habitual simpatía, Marcelo Costa no iría, disconforme con el costo de la entrada, y Javier Espina irá si hay cátering y tercer tiempo. También serían invitados algunos hombres de prensa a participar, pero sus nombres no han trascendido. Como sea, parece que el partido se jugaría en el estadio “viejo” de Maipú el domingo por la mañana, con la resaca de la Serenata de las Reinas y el acto central encima. 

La llegada de Scioli forma parte de una fuerte movida política del oficialismo nacional y provincial, que se completa con funcionarios menos futboleros pero con cartel. Otro presidenciable K que ya tiene el apoyo de algunos funcionarios mendocinos que militan en Gestar, Sergio Uribarri, también será de la partida, al igual que Juan Manuel Urtubey. Ambos gobernadores estarían acompañados de otro mandatario peronista en proceso de indulto, el santacruceño Daniel Peralta. El puntano Claudio Poggi estará en el Carrusel y en el acto central. 

El gobierno nacional pone lo suyo en esta Vendimia: El jefe de gabinete Jorge Milton Capitanich y el Secretario de seguridad de la Nación Sergio Berni estarán en el palco oficial del Carrusel el sábado al mediodía, aunque no está confirmado que permanezcan por la noche en el acto central. También vendrá el secretario de comercio Augusto Costa, de aceitada relación con el ministro de gobierno Rodolfo “Olfi” Lafalla.

El elenco de figuras del kirchnerismo, en una Vendimia que será muy política, buscará equilibrar la fuerte presencia opositora. A los locales Julio Cobos y Ernesto Sanz se sumarán Mauricio Macri, Sergio Massa, Pino Solanas, Victoria Donda, Hermes Binner, y varios otros. Aunque falta un año para siquiera pensar en las primarias de 2015, se ve que muchos se han tomado la Vendimia de este año como una vidriera política.

La llegada de Scioli se vive con cierta expectativa. La mayoría de los funcionarios de Paco son sciolistas declarados, y varios más lo serán por minuto una vez se defina la interna del justicialismo. Hay quienes sueñan incluso con una fórmula presidencial compartida entre Scioli y Paco Pérez. ¿Por qué no?

Las figuras estelares llegarían casi todas el sábado, y todo el mundo se pregunta en qué evento se cruzarán Scioli y Massa. Una especulación los ubicaba a ambos en la Vendimia Solidaria de Daniel Vila, el domingo al mediodía, pero una fuente del gobierno lo desmintió de manera terminante: “El gobernador no va a San Isidro”. Sí lo hará Massa, invitado especial del empresario.

Por lo que se ve, la Vendimia estará muy entretenida. Saquen sus plateas, hacía rato que una fiesta no aparecía con tanta movida política. Habrá para escribir “perlitas” durante varios días.

 
Fuente: MDZ