Aseguran que hay 3.000 casas frenadas por la falta del presupuesto 2014

92

Comenzó el cuarto mes del año, y la Provincia aún no cuenta con su presupuesto. Una de las consecuencias de esta situación es, según el Instituto Provincial de la Vivienda, la imposibilidad de iniciar la construcción de 3.000 viviendas proyectadas por el Ejecutivo.

Dentro de toda la partida presupuestaria presentada en la Legislatura  y que no llegó a buen término por la negativa del radicalismo a aprobar el endeudamiento, considera 250 millones  de pesos que están destinados a la construcción de casas en toda la provincia, fondos que se suman a lo que destina la Nación.

Omar Parisi, titular del IPV, dijo que en estos momentos están en condiciones de terminar todo lo que está en ejecución, pero que el panorama se complica cuando se trata de ver lo que  sucederá con las nuevas construcciones. Para la autoridad, la falta de presupuesto complica el proceso para este año.

“Vamos a terminar todo lo que tenemos en ejecución, lo que complica es el inicio de obra nueva. Para iniciar todo lo que tenemos para este año necesitamos entre 250 y 300 millones  de pesos”, señaló Parisi.

Aunque descarta que las viviendas no se vayan a construir, aclara que el inicio de las obras será más lento, algo que, inclusive, se ha conversado con intendentes de la oposición. Según el funcionario, por no contar con el presupuesto, se tienen que buscar otras alternativas para iniciar la construcción de estas 3.000 viviendas.

“Estamos en busca de otras opciones. Una de ellas es iniciar las obras en acuerdo con las empresas; estamos trabajando en eso, pero no es el mismo ritmo que si uno tuviera el dinero”,  argumentó.

Parisi recalcó que, en términos simples, las casas están frenadas por las complicaciones que tuvo la ley presupuestaria, porque el resto de los trámites ya fueron realizados.

“Incluso, están adjudicadas, esto quiere decir que hay empresas para comenzar a construirlas, las que tienen financiamiento nacional aprobado, pero no tenemos el financiamiento de la Provincia”.

Desde la Nación llegarían entre 500 y 600 millones de pesos para la construcción de 3.000 viviendas, pero –según Parisi– faltan los 250 millones que están en el proyecto de ley.

El titular del IPV apuntó a la oposición y recalcó que no es bueno estar sin esa ley aprobada. “En realidad, la oposición, está tratando de cambiar la discusión de que es bueno no tener presupuesto, pero la verdad es que si fuera bueno no tener presupuesto, no lo mandaríamos”, dijo.

FALTA DE POLÍTICA HABITACIONAL. Desde la oposición, el diputado provincial del radicalismo Roberto Infante respondió y destacó que, más allá de un presupuesto, lo que falta es  una política de vivienda activa del Ejecutivo.

Según el legislador de la UCR, el gobernador no tiene el presupuesto “porque no quiere, cuenta con los votos, lo que no tiene aprobado es el endeudamiento”. Pero Infante fue más allá y  señaló que, en el tema específico de la construcción de viviendas, el Gobierno local depende exclusivamente de los fondos que pueda entregar el Ejecutivo nacional. Al respecto, señaló:  “Esto lo veo más que todo como una excusa y no como una solución definitiva a un problema que en los seis años de gestión del justicialismo no le han dado la importancia que merece.  La política de vivienda siempre la han manejado supeditándola a lo que el Gobierno nacional les puede bajar, no ha habido una política provincial activa que permita destinar fondos y de  hecho hay distintas propuestas y, en mi caso, hay una concreta”.

El legislador de la UCR asegura que el oficialismo se ha negado a tratar un proyecto para generar un fondo que permita a la Provincia tener independencia financiera para construir casas.  “Lo que propongo es la creación de un fondo provincial, con parte de las regalías y la recaudación de Ingresos Brutos, que permita a la Provincia tener un funcionamiento independiente de los fondos nacionales. Esto, lógicamente, a través de un fideicomiso que sea específicamente para viviendas. El oficialismo se opone a tratarlo”, manifestó.

Según Infante, el objetivo de esto es muy claro y lo que está planteando es que la plata vaya destinada exclusivamente a bienes de capital y obra pública.

Aunque no cuenta con los números actualizados, el legislador señaló que, a octubre del año pasado, el proyecto que propuso lograría generar un fondo de unos 600 millones de pesos, lo que se traduciría en unas 3.000 viviendas nuevas para la provincia. Este cálculo se basa en una vivienda del IPV que tiene un valor por unidad de 200 mil pesos.

Fuente: EL SOL ON LINE