Dos detenidos por el crimen del turista neozelandés en el Parque San Martín

687

Detuvieron este martes a dos hombres por el crimen del turista neozelandés ocurrido en el Parque General San Martín, a finales de abril. La información trascendió recién hoy, tras la imputación que realizó el fiscal del caso, Santiago Garay. 

De acuerdo a lo que trascendió, gracias a diversas tareas de inteligencia de calle y el aporte de testigos, se pudo identificar a los sospechoso de atacar a la víctima, de 31 años, y fueron en su búsqueda. Ambos son del barrio San Martín de Capital. El arma utilizada para dar muerte al oriundo de Oceanía y pieza clave para la instrucción, no fue encontrada.

Se trata de Marcos Ulises Leiva (34), y Adrián Armando Soda (20), quienes están vinculados por un parentesco de tío y sobrino. El ministro de Seguridad, Leonardo Comperatore, aseguró que desde hace tiempo tenían pistas que los llevaron realizar los allanamientos en los cuales se logró no solo la detención de ambas personas, sino también el secuestro de la motocicleta que habrían utilizado.

Además, el funcionario aseguró que los sospechosos cuentan con antecedentes. «Lo importante es el trabajo mancomunado que se ha llevado a cabo entre la policía y el fiscal especial, Santiago Garay», destacó.

Los testigos del caso eran turistas que volvieron a sus países de origen, por lo que para hacer un reconocimiento es necesario que viajen nuevamente al país.

El crimen del neozelandés radicado en Australia, Nicholas Heyward, ocurrió a fines de abril en el costado sur del estadio Malvinas Argentinas, en Ciudad.

El asesinato de Heyward fue un sacudón para la cúpula del Ministerio de Seguridad. Dos motochorros, uno de tez trigueña, veintiañero y con un rapado en los costados de la cabeza formando una cresta de pelos, lo abordaron con fines de robo cuando caminaba en el costado sur del Malvinas junto a dos amigos y le dispararon mientras yacía en el piso.

Cuatro impactos en forma ascendente, desde el abdomen hasta el cuello, terminaron con su vida.

Los agresores escaparon en una moto negra y verde de baja cilindrada hacia el oeste capitalino. Una cámara de seguridad ubicada en la zona de las Churrasqueras –al este del Zoo– tomó a dos sujetos con similares características pero no se alcanzan a visualizar los rostros.

La cartera de Seguridad ofreció 40 mil pesos de recompensa para aquellas personas que aporten datos certeros que generen la detención de los autores.

 Fuente: EL SOL ON LINE