Otro hotel de Cristina quedó bajo sospecha

443

Los dirigentes de la Coalición Cívica (CC)-ARI Mariana Zuvic y Fernando Sánchez afirmaron ante la Justicia que la familia presidencial Kirchner controla una sociedad hotelera que se desconocía hasta ahora, según consta en el escrito que presentaron en Tribunales y cuya copia obtuvo LA NACION.

Zuvic y Sánchez afirmaron que la firma Panameri SA es «propiedad del matrimonio Kirchner» y con esa sociedad anónima controlan el hotel Los Sauces en El Calafate. Además, pidieron al juez federal Claudio Bonadio que avance sobre la empresaria Silvana Relats, quien administra ese hotel tras la muerte de su padre, Juan Carlos Relats.

Según surge de los registros comerciales, sin embargo, Panameri SA fue constituida por los Relats mediante escritura pública en mayo de 2007, y esa sociedad no figura en ninguna declaración jurada que Cristina Fernández o Néstor Kirchner presentaron ante la Oficina Anticorrupción.

Fuentes cercanas a Silvana Relats indicaron ayer a LA NACION que se presentarán de inmediato en Tribunales para explicar cómo administran Los Sauces, sus índices de ocupación y el resto de la operatoria, «para acreditar que esto [por la hipótesis que presentaron Zuvic y Sánchez] es mentira».

Los dirigentes de la CC basaron su presentación en la supuesta documentación contable y de administración interna de Los Sauces que recibieron «en forma anónima» y que procedieron a analizar con «profesionales en la materia». Con ese aporte anónimo lograron acceder a planillas con proyecciones elaboradas por el director de Administración y Finanzas de la cadena Panamericano Hotels, Ricardo Amaro, quien también figuró junto con los Relats como director suplente en la escritura constitutiva de Panameri SA.

Zuvic y Sánchez destacaron una planilla con el presupuesto económico del hotel, del que surge un gasto total por $ 20,9 millones entre diciembre de 2007 y octubre de 2009, de los cuales $ 10 millones se asigna en el rubro «otros egresos-habitaciones», lo que calificaron de «extraño».

Cerca de Silvana Relats indicaron a LA NACION que aún no accedieron a la supuesta documentación interna del hotel para verificar su autenticidad, pero reafirmaron que el establecimiento «está ocupado, con una ecuación prolija y bajo la administración de Panatel SA, que es otra sociedad distinta que Panameri SA». También precisaron que el contrato original lo negoció de manera directa Kirchner con Relats, por lo que tras la muerte del ex presidente, «el contrato se mantuvo con la sucesión, no con la Presidenta».

El escrito complementa los datos Zuvic y Sánchez entregaron a la Justicia sobre una presunta flota de 1338 autos, camiones y maquinaria pesada que le adjudicaron al empresario Lázaro Báez con un valor estimado en $ 525 millones.

La flota del empresario santacruceño está en la mira periodística desde hace tiempo. En agosto de 2013, LA NACION reveló que Báez, por medio de tres de sus empresas constructoras más relevantes en la obra pública de la Patagonia, contaba con más de 900 rodados, entre autos, camiones y camionetas, de los cuales el 98% estaba registrado a nombre de la empresa Austral Construcciones SA.

Según aclaró Sánchez, esa cifra de $ 525 millones «es una valuación conservadora, ya que hicimos una estimación del valor de compraventa de mercado, por lo que creemos que el monto es mucho mayor aún».

Zuvic y Sánchez optaron ayer por sugerir medidas de prueba a Bonadio «para dilucidar la relación que vincula a la actividad hotelera de la familia presidencial con la señora Silvana Relats a través de la empresa Panatel SA y Panameri SA». Entre otras, «la obtención de los registros contables e informáticos de las empresas».