Un catalán logró un récord mundial en el Aconcagua

544

Una celebridad del deporte extremo logró ayer un nuevo récord en el Aconcagua (6.962 metros). El catalán Kilian Jornet (27) ascendió corriendo hasta la cima de la montaña más alta de América, largando desde la base de Horcones y volviendo al mismo sitio, en solamente 12 horas y 49 minutos.

El atleta de deportes extremos, de 1,70 metro de altura y 57 kilos de peso, superó al portugués Carlos Sá, a quien en 2013 le llevó casi tres horas más completar el mismo recorrido, 15 horas y 42 minutos.

Jornet recorrió 59,85 kilómetros con un desnivel de 3.962 metros, con salida y llegada en la base de Horcones (2.750 metros sobre el nivel del mar), a pocos kilómetros de la ruta 7 que une Mendoza con Chile y que es el último sitio habitado antes del ascenso al Aconcagua. Había intentado el mismo desafío el viernes pasado, pero tuvo que volverse a los 6.200 metros de altura por las ráfagas de viento de 90 kilómetros por hora y el anuncio de una tormenta. «Cuando las cosas no salen como uno esperaba, vas rápido de nuevo al punto de partida y lo intentas de nuevo», dijo tras este primer intento.
Ayer, volvió a correr hacia la cima y pudo alcanzar el récord mundial: “Killian lo hizo”, posteó su agente de prensa en Barcelona en el perfil de Facebook que sigue la proeza. “Jornet volvió a cuestionar los límites del cuerpo humano”, dijo el diario El País de España; mientras el madrileño Marca tituló: “Jornet agranda su leyenda”. El catalán llegó a Mendoza la primera semana de diciembre junto a su equipo conformado por Emelie Forsberg y los camarógtafos Seb Montaz y Vivian Bruchez, que registraron cada paso de la proeza para convertirlo en una película. Hizo diez días de aclimatación a la altura, a 4.800 metros del campo base Plaza de Mulas. Se había propuesto realizar la carrera en 14 horas, pero pudo mejorar esa marca.

A las 6 de la mañana de ayer inició la carrera hacia la cumbre, que le demandó cerca de nueve horas. Y de inmediato el regreso a toda marcha: “Estoy realmente muy feliz. Ha sido muy duro, sobre todo a partir de 6.500 metros, donde he notado el efecto de la altura. Sin embargo, estos momentos de sufrimiento son los que siempre recordamos”, dijo después de lograr el récord de 12 horas 49 minutos.

El atleta se crió en el refugio de montaña Cap del Rec, Cataluña. Su padre fue guía de montaña y a los 5 años, Jornet escaló el Aneto (3.404 m, punto más alto de los Pirineos); a los 10, hizo los Pirineos de punta a punta. Desde entonces no paró de correr, trepar y escalar. Su medallero sorprende a tan corta edad: Ganó tres Copas del Mundo de Carreras de Montaña, fue medalla de oro en otras pruebas extremas del running y quebró records ascendiendo y descendiendo el Mont-Blanc de los Alpes y la cima de África, el Kilimanjaro.

En 2014 fue elegido Aventurero del año por la National Geographic y es el primer corredor en la historia que consigue en un mismo año las tres grandes modalidades de carreras de montaña: skymarathon (entre 30 y 42 kilómetros con 2.000 metros de desnivel mínimo), ultra skymarathon (más de 50 kilómetros y 2.500 metros de desnivel); y el kilómetro vertical (1.000m de desnivel a lo largo de cinco kilómetros corriendo).

“En la montaña me encuentro conmigo; allí nunca me he sentido solo; en la ciudad, sí. Las ciudades me dan vértigo”, le contó a Clarín vía teléfono, antes de intentar el desafío. El año que viene irá por el Everest.