Aparece una testigo del operativo en la casa de Nisman y revela graves irregularidades

203

La testigo que dice haber estado en el departamento 2 del piso 13 del complejo Le Parc, de Puerto Madero, la madrugada en que el fiscal de la causa AMIA, Alberto Nisman , apareció muerto con un disparo en la cabeza reveló supuestas irregularidades en el operativo. En una entrevista con el diario Clarín, Natalia Fernández, de 26 años, contó lo que vio aquella noche en la casa de Nisman.

“Tomaban mate y pidieron medialunas. Tocaban todo. Había unas cincuenta personas. La fiscal [ Viviana Fein ] preguntaba: «¿La cortamos acá y la seguimos mañana?»”, afirmó la joven, que trabaja como moza en un restaurante ubicado en Puerto Madero. Según Fernández, las autoridades que estuvieron en la casa de Nisman permitieron que ella usara un baño, utilizaron la cafetera del fiscal y subrayaron los papeles de la denuncia contra Cristina Kirchner . “Tengo miedo, pero hay muchas cosas que me han indignado”, advirtió.

Esta mañana, la fiscal que investiga la misteriosa muerte de Nisman aseguró que los dichos de la testigo son “descabellados” y lo calificó como “una novela de mal gusto”. “Lo que dice esta chica no existe, es descabellado y se va a tener que hacer cargo de lo que dijo”, apuntó Fein, en diálogo con el canal de cable Todo Noticias. La funcionaria resaltó que el procedimiento montado en el departamento del fallecido fiscal “se encuentra debidamente documentado” en el marco de la causa.

En tanto, el secretario de Seguridad, Sergio Berni , dijo que no conoce a la joven y que no la vio la noche en que se realizó el operativo en la vivienda del fiscal de la causa AMIA. “La fiscal debe determinar la veracidad de sus dichos”, aseveró en un reportaje con Radio La Red. Y añadió: “Todo fue más que normal y transparente”.

EL RELATO DE LA TESTIGO

En la madrugada del 19 de enero pasado, Fernández fue interceptada por un móvil de la Prefectura cuando caminaba junto con una amiga por Alicia Moreau de Justo. “Unos tipos nos pidieron los documentos. Nos preguntaron la edad, si estábamos drogadas o habíamos tomado alcohol”, señaló.

Tomaban mate y pidieron medialunas. Tocaban todo. Había unas cincuenta personas
Minutos después, los efectivos de Prefectura las trasladaron a las torres Le Parc para que presenciaran como testigos el operativo en la casa de Nisman, que había sido hallado muerto con un disparo en la cabeza. Esperaron en el hall de entrada de la puerta servicio del departamento. “Cuando estábamos sentadas en la escalera, metieron la camilla y en ella sacaron el cuerpo. Eran como las 3.30. Estaba envuelto en una bolsa negra. Se lo llevaron para la derecha, pero a los 15 minutos lo volvieron a meter y se lo llevaron para la izquierda. «No boludo, por acá no. Es por allá», decían con risas. Y después, cuando lo metieron en el departamento no vi por dónde lo sacaron”, relató al diario Clarín.

Fernández sostuvo que poco después pidió que “dejaran ir” a su amiga, quien fue reemplazada en su rol como testigo por el encargado del edificio de Nisman. La joven aseguró que los efectivos le permitieron utilizar uno de los baños del departamento. Una vez adentro de la vivienda de Nisman, la testigo dijo que vio como los peritos tocaban los documentos en que el fiscal de la causa AMIA había estado trabajando para preparar su presentación en el Congreso, que estaba prevista para el lunes 19 de enero. “Había como 25 carpetas. Ellos leían cada página, hacían un resumen, lo escribían y me hacían firmar a mí”, indicó Fernández.

Había como 25 carpetas. Ellos leían cada página, hacían un resumen, lo escribían y me hacían firmar a mí
Y agregó: “El portero se sentó al lado mío. Yo me puse a llorar. Estaba muerta de sueño, y me ofreció un café. Y el café era de la cafetera que estaba enfrente a la mesa de papeles. Era la cafetera de Nisman”.

La testigo, además, aseguró que la fiscal Fein, que instruye la causa, le mostró “una bolsa con cinco casquillos de bala, pititos o algo así”. También relató que una agente que estaba en la escena tocó el celular de Nisman, que no paraba de sonar. “Yo misma empecé a decir «no, no, dijeron que no lo toquen, es el teléfono del tipo al que mataron». La mina soltó el teléfono y hubo carcajadas”, afirmó.

Fernández también contó que vio al secretario de Seguridad y a la madre del fiscal Nisman, Sara Garfunkel, en el departamento de Le Parc. ” A mí me daba la sensación de que yo estaba más adentro del departamento que la madre. Es como que no le dieron participación. En un momento es como que me dormí en el living, y después escuchaba cosas”