El copiloto había sufrido de depresión y del síndrome de “burn out”

171

La consternación y el asombro crecían con el paso de las horas, tras conocerse que el copiloto Andreas Lubitz estrelló adrede el avión de Germanwings el martes en los Alpes franceses. Gracias a los datos aportados por la caja negra que registró las voces, los investigadores manejan información segura sobre los últimos minutos del vuelo 4U-9525 que iba de Barcelona a Düsseldorf. La prensa alemana aportó además un dato inquietante: duarnte varios meses durante 2009, el joven sufrió de depresión y del síndrome de agotamiento conocido como “burn out”.

La gente, en tanto, parece no poder creer que algo así haya podido pasar, sobre todo sus vecinos de la localidad de Montabaur, de solo 12 mil habitantes.

“Era muy educado, siempre saludaba aunque sin entrar en conversación”, dijo al diario Bild un joven que vive justo al lado de la casa de los padres del copiloto, con quienes vivía y cuya casa fue allanada por la policía.