Sandra Arroyo Salgado reveló que sufre intimidaciones y teme que hayan ingresado a su casa

841

Sandra Arroyo Salgado, ex mujer del fallecido fiscal Alberto Nisman , advirtió esta mañana que Diego Lagomarsino -el informático que trabajaba con el titular de la Unidad Fiscal AMIA, imputado por facilitar el arma hallada en el departamento de Nisman el día de su muerte- «está faltando a la verdad» y volvió a cuestionar la tarea que desarrolla Viviana Fein , la funcionaria del Ministerio Público a cargo de la investigación de la muerte de Nisman .

Además, reveló que sufre intimidaciones, que teme que hayan entrado a su casa y que sus hijas tienen «mucho» miedo. «He instalado y extremado las medidas de seguridad en mi casa, con fuerzas de seguridad y empresas privadas. Gente en nuestro domicilio, ruidos, presencia de cierta gente, nos han tomado fotos», explicó.

«Lo tomo como actos indignatorios y nada más. Mis hijas están con contención psicológica, tienen mucho miedo», agregó en una entrevista con el programa Sábado Tempranísimo, en radio Mitre. «Hubo una denuncia de un vecino: que por los fondos pudo haber pasado gente», reveló.

Sobre Lagomarsino. También se refirió al colaborador de Nisman que le prestó el arma Bersa calibre .22 hallada en el departamento del fiscal. «Hay cuestiones del relato de Diego Lagomarsino que no me cierran, porque está faltando a la verdad», afirmó.

La jueza federal de San Isidro dijo que desconoce los dichos que Lagomarsino atribuyó a Nisman sobre que se «llevaría puesta» a la presidenta Cristina Kirchner con la denuncia de encubrimiento en la causa AMIA. «Esas manifestaciones de Nisman no me constan», dijo Arroyo Salgado.

«Yo no tenía conocimiento del trabajo que venía llevando adelante» en la Unidad Fiscal AMIA, agregó. Además, indicó que Lagomarsino «dice una cosa en el expediente y otra en los medios».

Contra Fein. Arroyo Salgado, titular de los juzgados Federal y Criminal Correccional de San Isidro nro. 1 y nro. 2, insistió en sus críticas a la fiscal Viviana Fein, a cargo de la investigación de la muerte de Nisman, a quien recusó ayer.

«Tuvo toda una sucesión de conductas procesales en el expediente y extrajudiciales, en los medios, de que tiene un interés manifiesto en el resultado de este proceso», soltó.

«Muy lamentable». La magistrada expresó que le «parece muy triste y muy lamentable» que se dé a conocer información sobre la vida privada de su ex marido. «Nadie tiene en cuenta a las dos hijas que yo tengo con Nisman», sostuvo.

«Esto se lo trasmití a unos funcionarios porque me gustaría que se investigue quién se ocupa de hacer afiches en la vía pública», agregó la jueza.

Arroyo Salgado también criticó al jefe de Gabinete, Aníbal Fernández , quien había calificado de «sinvergüenza» a Nisman. «Se dirige de forma irrespetuosa con la gente», dijo.

«Me consta de forma directa su distinta formación y educación», añadió.