Kenya: una milicia jihadista asesinó a 147 personas en una universidad

165

Al menos 147 personas murieron y 79 resultaron heridas hoy cuando jihadistas fuertemente armados de la milicia Al Shabaab atacaron la universidad de Garissa, en el sudeste de Kenya, en lo que se considera el mayor ataque atribuido hasta ahora al grupo.

El ministro del Interior, Joseph Nkaissery, confirmó que cuatro de los muertos son cuatro terroristas.

Varios de los heridos se encuentran en estado crítico. De acuerdo con testigos, los agresores atacaron la mezquita de la universidad esta mañana disparando de forma indiscriminada contra los presentes. Luego, al parecer, ingresaron en los dormitorios.

A pesar de que fueron acorralados por las fuerzas de seguridad, algunos agresores siguieron controlando por un tiempo uno de los pabellones con dormitorios, donde retenían a un número no precisado de estudiantes y el vicerrector de la universidad, pero finalmente se pudo poner fin a la toma de rehenes.

Garissa, que cuenta con unos 120.000 habitantes, se encuentra unos 330 kilómetros al este de la capital, Nairobi, no muy lejos de la frontera con Somalia.

Un total de 587 estudiantes pudieron ser rescatados. El número de muertos es aún mayor al del que era hasta ahora el ataque más grande de la milicia en Kenya, el que se produjo contra el centro comercial Westgate en Nairobi en septiembre de 2013, con 67 muertos.

“Los agresores lograron acceder al portón principal de la universidad de Garissa matando a los guardias de seguridad en la entrada hacia las 5:30 de la mañana”, indicó un comunicado policial. Tras ello, hubo un fuerte intercambio de disparos.

Mohamed Kuno, sindicado por las autoridades de Kenya como cabecilla del ataque. Foto: Nation Media Group
Por su parte, los responsables de la seguridad en Kenya publicaron la imagen del supuesto cerebro del ataque perpetado hoy contra una universidad en el este del país, Mohamed Kuno , por el que ofrecen 20 millones de chelines keniatas (unos 212.000 dólares). Se trata de un ex profesor del Corán de Garissa, de quien se cree que se unió a Al Shabaab, donde ascendió hasta convertirse en comandante.

De acuerdo con el diario Daily Nation, estaba prófugo desde diciembre, después de ser relacionado con un ataque de Al Shabaab en el que murieron unas 60 personas en el condado de Mandera, cerca de la frontera con Somalia.

Un destacado portavoz de la milicia asumió la autoría del ataque por parte de Al Shabaab y dijo a dpa que se trata de “una operación sagrada” de valientes combatientes. El portavoz, que se encuentra en la región Bajo Yuba, en el sur de Somalia, no quiso revelar su identidad.

La Cruz Roja dijo que la mayoría de los heridos presentaban heridas de bala y añadió que varios de ellos estaban en condición crítica.

El Ejército rodeó la universidad y envió tanques al lugar. La policía impuso un toque de queda para la noche en Garissa y los condados circundantes hasta el 16 de abril, informó el Centro de Operaciones antes Desastres Nacionales.

El presidente de Kenia, Uhuru Kenyatta, afirmó en una declaración que el gobierno estaba emprendiendo las acciones “apropiadas” en el área de Garissa. Allí también se colocó una tienda para aumentar la capacidad del hospital local.

El embajador estadounidense en Kenia, Robert Godec, dijo que el ataque “una vez más refuerza la necesidad de que todos los países y comunidades se unan en los esfuerzos por combatir el extremismo violento”. El ataque también fue condenado por el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon.

Al Shabaab perpetra continuamente atentados en Kenia desde hace años porque el país combate a los extremistas con tropas en Somalia. En diciembre, desconocidos lanzaron una granada contra un café en Garissa e hirieron a dos personas. En abril de 2013, cuatro hombres atacaron un hotel en la ciudad y mataron a seis personas.