El Papa Francisco pidió que no se margine más a los gays

208

Este martes, saldrá a la venta en más de 80 países el primer libro-entrevista sobre el papa Francisco . El autor del volumen es el vaticanista Andrea Tornielli pasó varias horas junto al Sumo Pontífice y a partir de allí armó “El nombre de Dios es misericordia”, un libro que se mete de lleno en los temas más actuales y polémicos de la Iglesia católica actual: el divorcio, los homosexuales, la corrupción.

“Sobre todo me gusta que se hable de ‘personas homosexuales’, porque primero está la persona, con su dignidad. La persona no es solo definida por su tendencia sexual: no olvidemos que somos todos criaturas amadas por Dios, destinatarias de su infinito amor”, dijo.

El papa Francisco
El papa Francisco.Foto:EFE

Según Francisco, “el corrupto es quien peca, no se arrepiente y finge ser cristiano; quien se lamenta por la escasa seguridad en las calles, pero después engaña al Estado evadiendo impuestos. Con su doble vida, escandaliza”.

“No es fácil para un corrupto salir de esta condición para realizar una reflexión interior. Generalmente, el Señor lo salva a través de grandes pruebas de vida, situaciones que no pueden evitar (…). Hay que repetirlo: pecadores sí, corruptos no”, aseguró.

Pero no fueron solo estos dos temas en los que se animó a adentrarseFrancisco, también reflexiona sobre la situación en la que se encuentran los divorciados vueltos a casar, los procesos de nulidad matrimonial y los presos que cumplen condena en las cárceles.

Para hablar de los divorciados que se han vuelto a casar, uno de los asuntos que más controversia suscita entre los sectores progresistas y conservadores de la Iglesia Católica, el Papa puso como ejemplo el caso de una sobrina: “Tengo una sobrina que se ha casado por lo civil con un hombre antes de que este pudiera obtener la nulidad matrimonial. Querían casarse, se amaban, querían tener hijos, de hecho han tenido tres”.

“Este hombre era tan creyente que todos los domingos, cuando iba a misa, iba a confesarse y le decía al sacerdote: ‘Sé que usted no me puede absolver, pero he pecado en esto y en esto otro, déme una bendición’. Esto es un hombre religiosamente formado”, añadió.

Francisco también abordó los procesos de nulidad matrimonial para criticar los trámites largos y costosos, y recordar la reciente reforma anunciada en septiembre y gracias a la cual ahora serán más ágiles, simples y económicos.