Desvinculan a casi 500 empleados del Ministerio de Justicia

718

También en el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos hubo recortes y se confirmó el despido de 500 empleados contratados de distintas áreas de la cartera conducida por Germán Garavano. Según explicaron desde el Ministerio, las personas que fueron desvinculadas son trabajadores cuyas contrataciones se decidieron a partir de julio de 2015 o que desde que asumió la nueva gestión no se presentaron a trabajar.

La decisión del ministro generó reclamos de los delegados gremiales de ATE y UPCN que negocian la creación de una mesa de diálogo para resolver la situación. El descontento de los trabajadores se manifestó hoy a través de carteles pegados en el edificio de la calle Sarmiento en los que denuncian despidos en las áreas del Registro Nacional de Reincidencia y el programa Verdad y Justicia. También hubo despidos en la secretaria de Derechos Humanos.

Según aclararon fuentes oficiales, al asumir la gestión se ordenó una auditoria interna para conocer el estado del Ministerio y a partir de ese estudio se supo que existían «unos 500 casos de contratados que no tenían tareas específicas y que habían sido sumados obedeciendo a criterios políticos».

Advirtieron, además, que durante la gestión de Julio Alak, ex ministro de Justicia kirchnerista, y Julián Álvarez, el hombre de La Cámpora que manejó el ministerio durante los últimos años, el número de contratados pasó de 3000 a 6000.