Brasil desmantela una célula terrorista que planeaba atentar durante los juegos

343

La policía federal brasileña realizó un operativo contra un grupo, que estaría preparando actos terroristas para la Olimpíada Río-2016 que debe comenzar el próximo 5 de agosto.

Los primeros detalles de la operación fueron brindados por el el ministro de Justicia, Alexandre de Moraes.

“Fueron arrestadas 10 personas” en varios estados de Brasil por realizar “actos preparatorios para la realización de atentados terroristas” durante los Juegos, sostuvo de Moraes en conferencia de prensa.

 Las detenciones ocurrieron en San Pablo y en el estado provincial de Paraná. Se afirma que el grupo fue reclutado por el ISIS a través de internet.

Los sospechosos irían a actuar según el mismo esquema que los presuntos terroristas que actuaron en Orlando y en París. La policía federal monitoreó mensajes intercambiados por el grupo a través de Facebook y de Twitter.

“Se trata de una supuesta célula terrorista, una primera célula, que pasó de mensajes sospechosos por internet a actos preparatorios” de un supuesto atentado”, dijo el ministro de Justicia.

“Los 10 se comunicaban por Telegram o WhatsApp (…). Algunos hicieron un juramento por internet” al ISIS, precisó el ministro.

Los 10 detenidos, de nacionalidad brasileña, eran investigadas desde abril y “participaban de un grupo denominado Defensores de la Sharia y planificaban adquirir armamentos para cometer crímenes en Brasil y hasta en el exterior“, sostuvo el ministerio de Justicia en un comunicado.

Otras dos personas fueron conducidas de manera coercitiva a declarar ante la policía, pero no fueron detenidas, precisó el comunicado.

La operación policial, denominada “Operación Hashtag”, fue llevada a cabo por 130 policías en los estados de Amazonas, Ceará, Paraíba, Goiás, Minas Gerais, Rio de Janeiro, Sao Paulo y Rio Grande do Sul.

Se habría descubierto que el grupo involucrado mencionaba la compra de armamentos además de planes para atentados . El perfil de los detenidos es el considerado de mayor riesgo entre los brasileños que son investigados y que ascenderían a medio millón.