PRO San Rafael, violencia, egos y corrupción.

220

EL partido del PRO San Rafael, ha sido desde sus inicios en el sur un verdadero cabaret. La primera mesa en el año 2016 se creo a espaldas de los afiliados a quien a la hora de llegar a un acuerdo,  se los dejó afuera en el local de la calle 25 de Mayo. Donde a la fuerza se impuso una mesa que los afiliados no eligieron, mientras ellos querían entrar a la sede, otros en un bar de calle España, que al parecer desconocían la palabra, democracia formaban la mesa a su antojo. Quienes vivenciaron esto, recuerdan frases como estas “acá las decisiones las tomamos los hombres, las mujeres ni opinan”. Así fue como Morozumí asumió como presidente.

Los afiliados que hablaron con información Ciudadana, recuerdan que mientras no los dejaban ingresar a la sede, habría pasado Guillermo Fuente Rivas en su auto (hoy asesor cuestionado de la diputada provincial Hebe Casado) riéndose a carcajadas de la situación. Fuente Rivas es según la mayoría de la gente PRO el que desarmaría el partido.

Durante esos dos años, la mesa creada a dedos y a la fuerza, en forma desleal, no habría hecho  nada que marcara un cambio en la sociedad sanrafaelina. Solo asistieron a actos oficiales, fotos, y algunas visitas de asistencialismo.

Cuentan los afiliados que la Doctora Hebe Casado no habría sido elegida por el partido para ser candidata, habría arreglado  con los radicales, quienes a duras penas le habrían otorgado el tercer lugar en la lista porque era un puesto difícil de entrar. Vale aclarar que hasta el día de la fecha, la doctora delante de todos, o incluso por whatsaap (habría pruebas) afirmaría que no se bancaría ni a Jola Sanz, ni a Caballero, ni al mismísimo Ernesto, a nadie del radicalismo, y cuando le preguntan por qué se saca fotos con ellas, argumenta que no le queda otra. Así es la política.

Dra: Hebe Casado

Dra: Hebe Casado

Después de dos años, y manteniendo los 300 afiliados que tenía el partido, de los cuales no se frecuentaban, ni se tenían ni siquiera las direcciones, ni contactos frecuentes, a Gabriel Vilche, el morocho que argumentaría ser el sobrino de Cornejo (que nadie le cree), y quien dice haber creado el proyecto del hospital (que varios desmienten), por consenso se quedó con la mesa del partido y la Dra. Casado y su equipo con la mesa de mujeres.

Cabe destacar que desde abril a julio, los meses que duró la interna parecía una guerra campal, Fuente Rivas con Nancy Corvalán, habrían orquestado campañas sucias contra Vilche, y este con su equipo habría contestado por redes sociales…se tiraban de todo, menos flores.

Aliados de Casado

Grupo de Casado

Otra vez no se escuchó a los afiliados. La mesa de mujeres se habría manejado a dedo por orden de la Dra. Casado quien habría dispuesto que Nancy Corvalán, que ni siquiera se encontraba afiliada al partido, tampoco hasta nuestros días fuera la presidente. Cecilia Bielli, por ser una de las asesoras de una diputada, como vicepresidente y luego se siguió completando con mujeres esposas de amigos de Fuente Rivas como lo es Soledad Torres, que nunca habría participado  en política, la esposa del mismo Fuente Rivas que tampoco habría militado y desconocía la política por completo y varias mujeres más que ni siquiera asistían a reuniones.

Nancy Corvalán, le habría faltado el respeto a varias mujeres de la comisión e incluso por abuso de autoridad, no las citaría a las reuniones correspondientes, se habría dedicado a difamar e insultar por whatsaap no tan solo a las mujeres, sino a Omar De Marchi, argumentando que San Rafael no le serviría al Intendente de Luján, acompañada por Cecilia Bielli, quien se acoplaría a las decisiones nefastas de esta mujer. (Pruebas en whatsaap de distintos grupos de mujeres). Corvalán también habría invitado a un grupo de mujeres, militantes de Vilche, a un viaje a la Rioja, para usarlas para que actuaran en contra de su líder. Todo esto habría sido mandado por la Dra. Casado y Fuente Rivas.

Mientras tanto del otro lado, Gabriel Vilche, jefe del área de Bio Ingeniería del Hospital Schestakow, se escaparía en horario de trabajo a los timbreos de los sábados y a los actos oficiales. (Ningún buen ejemplo para la sociedad). Luego de su asunción, las treinta personas que estaban con él, habrían comenzado  a irse, por maltrato.

En los últimos días, el presidente habría mandado a echar del partido a una mujer militante, secretaria de la mesa de mujeres, a sus laderos Fernando Manjón y Darío Barcudi, cuya denuncia por violencia de género se radicó en la Fiscalía de instrucción Nº 2 Unidad Fiscal de Violencia de Género,  bajo los autos Nº P- 93779/18.

Seguidamente, también por orden del presidente Gabriel Vilche, en la sede ubicada en calle Bernardo de Irigoyen 225, el secretario de actas el docente Pablo Castro Lobos, habría escrito un acta en el que habría dejado un espacio en blanco, y después de que firmaran todos los presente, habría agregado que la Dra. Cecilia Martínez, vicepresidente del PRO, renunciaría a su cargo. La Dra., firmó sin saber lo que le esperaba. A la próxima reunión habrían querido correrla del partido y fue un miembro de la comisión quien argumentaría esto fue una maniobra estratégica para sacarla. Martínez también habría sido víctima de violencia de género en varias oportunidades.

Otros afiliados narran que a una mujer se la habría discriminado por ideología de género, a otras mujeres se les habrían proliferado insultos como “auto chocado” de la boca del mismísimo Vilche a una señora mayor.

Varios de los afiliados se habrían comunicado con gente cercana a De Marchi para expresarle lo sucedido, pero hasta la fecha no hubo reacción alguna de allá, y acá en el sur se le seguiría faltando el respeto a los afiliados.

Por otro lado la doctora Casado miembro de la mesa provincial, no habría levantado ni un solo pulgar para averiguar que pasó con las mujeres que fueron víctimas de violencia de género. Solo se le seguiría llenando la boca con “más mujeres mejor política” y sería una de las colaboradoras directas para correr a las voluntarias femeninas. Casado en siete meses habría tenido la labor legislativa más pobre de toda la cámara de Diputados y en una reunión reciente con gente enojada con Vilche habría manifestado que apoyará a Cornejo y no a Omar de Marchi. ¿Has lo que yo digo pero no lo que yo hago?, falsedad, hipocresía, vagancia, sueldos cobrados sin trabajar, son algunas de las cosas que rodean al PRO San Rafael, lo que debería ser un partido político, parece un cabaret clandestino. Las únicas víctimas son los voluntarios que han querido trabajar ad honorem y por un verdadero cambio, y han sido corridos sin ningún justificativo.

La Dra. Casado que con el aumento llegaría a cobrar $150.000 mensuales, se dedicaría a contestar en forma vulgar por redes sociales (facebook) a todos los militantes de otros partidos. Consta en nuestros registros la prueba fotográfica de lo que manifestamos. ¿Sirve esto en política? ¿Ella luego hablaría de respeto? Cuentan los integrantes del Frente Cambia Mendoza, que en el grupo de Whatsaap de legisladores y funcionarios, la Dra., el único aporte que haría seria sobre los partidos de River y Boca. Por todo esto cobraría esa plata. ¿Esto es el cambio señores?

Para finalizar hay muchos jóvenes con ganas de trabajar, pero que se verían limitados por estos cráneos destructores que arriba se mencionaron.

Esto no es un cuento de Edgar Allan Poe, ni el ropero de las Crónicas de Narnia, es la triste realidad de un partido político manejado por egos y gente nefasta. Y nos queda mucho por contar aún….continuará.