Maduro asume su nuevo mandato y amenaza a los países que lo desconocen

218

Aislado a niveles con pocos precedentes para la historia venezolana y con un trasfondo de ilegitimidad difícil de eludir, el presidente Nicolás Maduro asume este jueves un nuevo mandato disparando amenazas y advertencias contra el amplio manojo de países que anunciaron que no lo reconocerán, entre ellos Argentina.

El autócrata chavista lanzó en estas horas un ultimátum de 48 horas para que las 13 naciones del Grupo de Lima rectifiquen el pronunciamiento del 3 de enero que calificó de ilegítimo su gobierno, Esos países reclamaron que se abstenga de asumir y que el Congreso llame a elecciones.

Si no hay rectificación, Maduro amenazó con “medidas diplomáticas y recíprocas más crudas” sugiriendo una ruptura masiva de relaciones. Ya su cancillería había dispuesto que las naciones que no reconozcan al gobierno deberán levantar sus embajadas. Sólo México se apartó de firmar esa declaración. Uruguay, que no integra el Grupo de Lima, anunció que, al igual que México, dispondrá que su encargado de negocios participe en la ceremonia de asunción.

Si no hay rectificación, Maduro amenazó con “medidas diplomáticas y recíprocas más crudas” sugiriendo una ruptura masiva de relaciones. Ya su cancillería había dispuesto que las naciones que no reconozcan al gobierno deberán levantar sus embajadas. Sólo México se apartó de firmar esa declaración. Uruguay, que no integra el Grupo de Lima, anunció que, al igual que México, dispondrá que su encargado de negocios participe en la ceremonia de asunción.

Coherente con su narrativa permanente, el presidente culpó a Estados Unidos por los cuestionamientos a su nueva investidura y dijo que “el imperio norteamericano pretende repetir algo parecido al carmonazo (por el empresario golpista Pedro Carmona) del 11 de abril de 2002” cuando derrocaron a Chávez por 48 horas. “Ahora buscan aplicar una fórmula mucho más vio lenta y agresiva”, dijo.

Los paramilitares chavistas de los llamados colectivos dispararon al aire desde la madrugada del miércoles en una zona popular adyacente al palacio de Miraflores, sede del gobierno en una actitud intimidatoria que contamina el acto de este jueves. La presencia de estos grupos civiles armados sorprendió a los analistas.

Coherente con su narrativa permanente, el presidente culpó a Estados Unidos por los cuestionamientos a su nueva investidura y dijo que “el imperio norteamericano pretende repetir algo parecido al carmonazo (por el empresario golpista Pedro Carmona) del 11 de abril de 2002” cuando derrocaron a Chávez por 48 horas. “Ahora buscan aplicar una fórmula mucho más vio lenta y agresiva”, dijo.

Los paramilitares chavistas de los llamados colectivos dispararon al aire desde la madrugada del miércoles en una zona popular adyacente al palacio de Miraflores, sede del gobierno en una actitud intimidatoria que contamina el acto de este jueves. La presencia de estos grupos civiles armados sorprendió a los analistas.

La Carta Magna obliga a hacerlo frente al Congreso, que aquí se llama Asamblea Nacional, pero como está bajo control de la oposición desde diciembre de 2015, el gobierno chavista lo declaró ilegítimo.

Las sospechas sobre la elección de mayo pasado -que ganó Maduro con 67,7% de los votos pero con una abstención de casi 70%-, se suman a la manipulación flagrante en los comicios de julio de 2017 para elegir una Asamblea Constituyente.

Ese organismo fue creado para anular al Parlamento. La votación de los constituyentes, todos chavistas, fue puesta en duda incluso por la empresa contratada para realizar el conteo. Otra irregularidad refiere a que Maduro esquivó la disposición constitucional que lo obligaba a un referéndum revocatorio al cumplir la mitad de su mandato. La Constitución actual fue elaborada por Chávez que incluyó esa cláusula revocatoria para todo el funcionariado público.

Las sospechas sobre la elección de mayo pasado -que ganó Maduro con 67,7% de los votos pero con una abstención de casi 70%-, se suman a la manipulación flagrante en los comicios de julio de 2017 para elegir una Asamblea Constituyente.

Ese organismo fue creado para anular al Parlamento. La votación de los constituyentes, todos chavistas, fue puesta en duda incluso por la empresa contratada para realizar el conteo. Otra irregularidad refiere a que Maduro esquivó la disposición constitucional que lo obligaba a un referéndum revocatorio al cumplir la mitad de su mandato. La Constitución actual fue elaborada por Chávez que incluyó esa cláusula revocatoria para todo el funcionariado público.