Juicio por filiación a los padres de Genaro Fortunato

332

En el GEJUAS perteneciente a tribunales del departamento San Rafael, se han iniciado dos demandas, una por filiación y otra por reclamos de alimentos a Miguel Fortunato y su ex esposa, por la identidad de una menor de cuatro años quien sería hija de Genaro Fortunato.

La demanda fue iniciada por Micaela C. madre de la menor, con la modalidad de expediente inicialado para mayor protección de la menor. Cabe destacar que ya habría sido contestada por la familia Fortunato.

Padres de Genaro Fortunato

Los primeros meses del año 2015, Genaro y Micaela habrían tenido una relación de adolescentes. Luego de quedar embarazada, él no se habría querido hacer cargo, ante varios reclamos de Micaela, quien relató a este medio que su familia también estaba enterada.

El rugbier que falleció el 9 de setiembre del año 2017,  víctima de un siniestro vial, atropellado por Julieta Silva, a quien la justicia consideró culpable de su muerte, pero argumentando fue un accidente, habría fallecido sabiendo desde siempre de la existencia de su hija, a la cual solo conoció por fotos.

Micaela C, madre de la menor y demandante

En el mes de octubre se llevará a cabo el ADN a la menor y a sus abuelos. Información Ciudadana pudo averiguar, que, si bien el cadáver de Genaro fue cremado en el mes de diciembre de 2017, aún se conservan muestras de sangre.

Micaela C. aseveró que cuando fue asentar  a su hija al registro civil (35 días de nacida) como madre soltera, le pidieron el nombre del padre, como correspondía por ley, se inicio inmediatamente un expediente en tribunales, después de varias idas y vueltas nunca se llegó a nada concreto. Cuando se inició la demanda por filiación se encontró con la sorpresa de que el expediente estaba archivado y sin movimiento alguno.

ADN a los abuelos

Los ADN, que se le realizan a los abuelos pueden confirmar la paternidad indirecta de la menor.

Este tipo de análisis de ADN es especialmente útil en casos de dudas de paternidad y el presunto padre no está disponible para la prueba (ya sea porque el padre ha fallecido, no está localizable o no quiere someterse al análisis de ADN). En tales situaciones se analiza el ADN de los padres del presunto padre (es decir los abuelos) y se los compara con los del nieto.

En este tipo de prueba se recomienda que ambos abuelos se sometan al estudio (si es posible) con el fin de obtener resultados más precisos. Uno o ambos abuelos pueden participar en la prueba, así como un genitor en común, en general la madre.

El derecho a la identidad como derecho humano

El derecho a la identidad es el reconocimiento del derecho a un nombre, a la nacionalidad y a la personalidad jurídica. Estos derechos le permiten a un individuo ejercer su ciudadanía, ser sujeto de derechos y responsabilidades, ser reconocido jurídica y socialmente en su singularidad y en su pertenencia a un territorio, una cultura y una familia, sobre cuya base puede acceder y exigir el ejercicio pleno de sus derechos políticos, civiles, económicos, sociales y culturales. Todo ello contribuye a preservar la dignidad personal y colectiva de todas las personas y construir una sociedad democrática.

El Derecho a la identidad es un derecho en construcción y como todos los derechos debe ser garantizado por el Estado y defendido por todos sus ciudadanos.

El contar con identidad propia permite diferenciarse a las personas de las demás, con las características propias de la personalidad de cada ser humano, como el de pensar y opinar individualmente, aclarando que la identidad va más allá del hecho de ser diferentes al resto. Sólo cuando esas características son reconocidas por los otros es posible lograr la individualización y a la vez formar parte de la sociedad. La identidad individualiza, proporciona a las niñas, niños y adolescentes la protección del Estado, de los padres, familiares, vecinos y la sociedad en conjunto de protegerlos y ampararlos. También reciben la atención de instituciones particulares dedicadas a la prevención, protección y atención de menores, otorgándoles el cuidado y la orientación necesarios para evitar las diferentes formas de vulneración de sus derechos, maltrato y explotación.

El desconocimiento o la ausencia de este derecho generan desigualdad y discriminación, que dificultan o impiden a las personas realizarse plenamente. Esto es así porque el derecho a la identidad está estrechamente vinculado al ejercicio de los otros derechos de las personas. En los niños y niñas, la ausencia de este derecho puede generar transgresiones y violaciones, que en conjunto implica negar sus derechos humanos.

La identidad es sinónimo de personalidad, cuando los progenitores o personas responsables a cargo de los niños no hacen uso de los derechos de identificación y su correspondiente filiación los restringe y les causan perjuicios de los beneficios que ofrece el Estado con la otorgación de la educación y de los servicios de salud gratuitos.