Julieta Silva, la mujer que pocos conocen y de la que todo el mundo habla

258

Por: Bibiana Toledo

El 11 de septiembre de este año, pude conectarme con Julieta Silva, a quien visité ese mismo día, en la casa que alquila en el distrito Las Paredes, lugar donde cumple su prisión domiciliaria después de aquel fatídico 9 de setiembre de 2017 donde a raíz de un accidente de tránsito, tal cual lo determinó la justicia, atropellara con su auto a su novio Genaro Fortunato a la salida del Boliche Mona Bar.

Julieta antes del accidente era conocida como comerciante de ropa y como jugadora de hockey en el Club Banco Mendoza, madre de dos hijos, y con muchísimos amigos. Una mujer sin ninguna necesidad de matar a alguien, y menos a la salida de un boliche, con un buen pasar económico fruto de su trabajo. Sería muy maquiavélico pensar que alguien puede planear una muerte de esa manera, y calcular justo que se va a quedar tirado en el piso y luego pasarle por arriba.

Foto facebook

Realmente la sociedad sanrafaelina y algunos medios de prensa se han dedicado a defenestrarla, a hablar sin conocerla. Es por eso, que decidí visitarla, y ver con mis propios ojos, como es su vida.

Fui recibida y estuve casi cuatro horas en su casa, pregunté de todo, recorrí la vivienda por completo. Julieta por la mañana, presta servicios administrativos para una cooperativa de trabajo, perteneciente a la provincia de San Luis, actividad que realiza de manera on line, desde hace varios años, además tiene la representación mayorista de una empresa de decoración, trabajo que realiza el resto del día por la web y a través de vendedoras. Vive con sus dos hijos. Su ex pareja Pablo Tabanera es el encargado de llevarlos al colegio y después nuevamente a su domicilio. De todo lo que se ha dicho por las redes sociales, es totalmente mentira. Lamentablemente a la sociedad le gusta opinar, sin averiguar como son realmente las cosas. Se olvidan que detrás de todo esto hay dos niños pequeños que sufren demasiado, y que también usan redes. Todos son jueces, opinólogos, peritos, pero lo más importante de todo es que la justicia ya se expidió y consideró fue un accidente. Como lo puede tener cualquiera, en una noche de lluvia. Nadie está exento de conducir su vehículo y matar a alguien. Cabe destacar que Julieta es la única persona que está presa por un accidente de tránsito. Recordemos que para la misma fecha en nuestro departamento ocurrieron diferentes accidentes, se me viene a la memoria uno en especial, que fue el del conductor Mariano Encinas, quien conducía alcoholizado, con exceso de velocidad, cruzando semáforos en rojo y atropelló y mató a Marcela Quiroga. No la auxilió y se fue a su casa, fue perseguido por un taxista que lo descubrió. Nunca estuvo en prisión, siempre en sede de investigaciones y tuvo un juicio abreviado, le dieron tres años en prisión en suspenso y siete años de inhabilitación para manejar. Silva no se escapó, declaró desde el primer día, estuvo presa en la Cárcel de encausados y su condena fue de 3 años y 9 meses, con ocho años de inhabilitación para manejar. Fue juzgada con una vara distinta a la que hacen con los accidentes de tránsito en nuestro departamento.

Situación actual, vuelta a la cárcel

Un nuevo fallo de la Suprema Corte de Mendoza llevará a Julieta Silva, que actualmente cumple prisión domiciliaria, a la cárcel. Después de ser condenada a 3 años y 9 meses de prisión por (homicidio culposo agravado por la conducción antirreglamentaria). Así mismo, el tribunal, integrado por los magistrados Luque, Laigle y Bittar, decidió que Silva cumpliera la condena en su casa hasta que el fallo quedara firme.

Tras dos apelaciones, de parte del fiscal Fernando Guzzo y del abogado defensor Alejandro Cazaban, la Suprema Corte revisó el caso y confirmó en julio la pena de Silva. Pero evitó pronunciarse sobre el tema de la prisión domiciliaria, asunto que remitió al tribunal de primera instancia.

Ante esta disyuntiva, ya con la condena firme, la defensa a cargo de Cazabán interpuso un nuevo recurso extraordinario federal, que fue rechazado por la Suprema Corte. El tribunal superior de Mendoza remitió su decisión a la Justicia local. Mañana por la tarde Julieta será trasladada nuevamente a la cárcel de encausados, y su defensa podrá discutir con el juez de ejecución penal (por sorteo) eventuales beneficios de excarcelación. En cualquier caso, Silva podría -según los cálculos- recibir la libertad condicional en marzo de 2020.

Cabe destacar que el 8 de marzo podría estar en libertad condicional, y que no hay ningún motivo para que el juez le niegue la prisión domiciliaria, ya que Silva ha cumplido de manera correcta lo estipulado por la ley.

Situación personal

La mayoría de la gente opina, y vuelvo a repetir hay dos niños menores, cuyos estudios realizados por profesionales, manifiestan que tienen grandes secuelas por todo lo que les ha tocado vivir. Su padre trabaja todo el día y de no obtener la prisión domiciliaria, ni siquiera podrán vivir en su casa, sino en un departamento y al cuidado de una niñera. Julieta es sostén de familia, trabaja incansablemente para sacar adelante a sus pequeños, no es una delincuente como se la trata de dejar, y créanme que ya sufrió bastante, con lo que le pasó, ella salió con su novio a divertirse y terminó tras las rejas, y sin volver a su casa. Mi último mensaje es, que respeten, sean personas de bien, lean, todos somos conductores, estamos en la calle mucho tiempo, y no estamos libres de tener un accidente. Yo como comunicadora, y así como lo hizo la justicia, después de conocer el expediente y ver el juicio, de investigar y demás, estoy convencida de que esto fue un accidente. Repudio a la gente que se alegra por la desgracia ajena.

En mi próxima nota les contaré más, les pido antes de hacer daño, piensen y luego escriban….para juzgar está DIOS en el cielo, y en la tierra,  la Justicia que ya se manifestó.

 

 

 

 




Comments are closed.