Muestra fotográfica: «Mujeres en siete tiempos»

248

En el Espacio de Arte de la Universidad Tecnológica Nacional de Mendoza, se inauguró el 23 de marzo una muestra fotográfica denominada «Mujeres en siete tiempos» con la curaduría desde Suiza por el infinito Kardo Kosta,  y coordinado por la  artista Natalia Cabrera.

La muestra tiene un hilo conductor basado en: La mujer fragmentada a través del paso del tiempo, sobre los planos originales de una distante fábrica en suiza de microscopios, donde el ojo humano no llega, y aparecen esos mundos para visibilizar eso de la realidad de esas mujeres del Mendoza de hoy.
Es un: Paremos un poco el tiempo, ante nuestros ojos que no se puede observar, miremos y tomemos conciencia de esa actualidad y siempre enfrentando a las adversidades y creyendo en el futuro, así lo explicaba el curador Kardo Kosta.

Esta muestra es una idea del fotógrafo, Lic. Orlando Pelichotti, quien agradeció la participación de Kardo con las siguientes palabras: «Gracias kardo, por ayudarme desde tu Atelier El Sueño del Pibe y en cada reporte diario de la Radio Niebla y un enorme gracias a Natalia Cabrera por la invitación! Feliz de ser parte de la muestra 83, junto a Alber Pïazza, Virginia Moreno, Nahir Jara y Carolina de Blasis.

Pelichotti con varios adjetivos y metáforas, describió la muestra: Te le cuento al oído…. Junto al penúltimo eclipse monocromático de la luna, aparecieron ellas. Todas me observaron e invitaban a recorrer por ese instante de tiempo, al diálogo en sus detalles de vida diaria. Hay un soporte histórico (en los planos de piezas microscópicas de la década del 1970, donde imprimimos los diferentes tiempos de la vida misma), hay unas intensas fragmentaciones misturadas con esas ganas de seguir para adelante, que cada mujer tiene en la vida. Historias en detalles, acercamientos inevitables.
Soy feliz entonces, porque hay vida en cada una de ellas.
Más nada…

Las imágenes insertan a la mujer fragmentada a través del paso del tiempo, sobre los planos originales de construcción de una fábrica de microscopios que está situada en Suiza. Ahí, donde el ojo humano no llega, aparecen esos mundos para visibilizar la realidad de estas mujeres que representan a todas las mendocinas en la actualidad.

Es un: Paremos un poco el tiempo, ante nuestros ojos que no se puede observar, miremos y tomemos conciencia de esa actualidad y siempre enfrentando a las adversidades y creyendo en el futuro.

Primer tiempo. Evelin 1999. Cuando la sonrisa, esquiva en su rostro se pasea entre las viñas esquivando los restos de la melezca del día anterior. La muñeca se fusiona entre su sombra.

Segundo tiempo. Susana 2014. Aparece por un instante en medio del abandono. Un cartel “pandilla”, escondido en el final, desgrana la dura realidad de su vecindario.
Después desaparecer.

Tercer tiempo. Adriana 2017. El tacho 141, la acompañó en la jornada de la cosecha de uva en un día de lluvia. Se ríe, pero de cansancio.

Cuarto tiempo. Estela 2016. El calor es impiadoso en ese medio día. Desde la madrugada acompañará a los cabritos, para que tengan leche. Su mirada es lejana.

Quinto tiempo. Desde niña pela ajo en las cintas de empaque. No sabe de feriados, ni de horarios. Sólo paró por esa foto y después regresó a su trabajo.

Sexto tiempo. Edmira 2010. Viene de darle sepultura a su compañero de toda la vida. Se instaló un pequeño almacén que trabaja a puertas cerradas por la inseguridad.

Séptimo tiempo. Ana 2008. Con 69 años trabajó en su puestito del Mercado Central. Filósofa y hablaba 5 idiomas.

 

 

 

t