Así llegó el virus a San Rafael: por una gran irresponsabilidad de la enfermera y su familia

2904

Como ya es de público conocimiento el día jueves 13, una enfermera que trabaja para el Centro de Salud Municipal y además un grupo privado que brinda atención a domicilio (adultos mayores) se convirtió en el segundo caso de Covid-19 de San Rafael, después del dudoso caso del hombre con una enfermedad oncológica que vivía en el distrito de Jaime Prats y que quedó internado en el hospital Enfermeros Argentinos de General Alvear.

El intendente Emir Félix, se había opuesto al turismo interno en nuestro departamento, además había solicitado al Ministerio de Seguridad de la provincia que los polícías del sur, no prestaran servicios en la Capital, solicitud que le fuera rechazada.

Lo que nunca imaginó el intendente que una de sus empleadas, fuera a organizar una fiesta de cumpleaños masiva, e invitara a un pastor que era de otro departamento. En esa fiesta habrían participado todos los miembros de su familia directa y personas amigas del culto. Al dar positivo, en las entrevistas que se le realizaron para encontrar el nexo epidemiológico en un comienzo este festejo fue negado.

Fue un pariente,  que trabaja en una empresa de limpieza que presta servicio para un secadero ubicado en el distrito El Cerrito, que subió un estado argumentando que la primera   contagiada de San Rafael era miembro de su familia. Administrativos del secadero vieron el estado e inmediatamente se comunicaron con el empleado y el hospital para que fuera hisopado. Desde el secadero se le pidió contara la verdad para ver que personas habían estado en contacto con él. Desde el hospital público argumentan que la familia no cuenta todo.

A nuestro diario se comunicaron vecinos de la familia y alertaron, que las reuniones de culto eran cotidianas en el domicilio.

La enfermera que no respetó las órdenes de su propio jefe Emir Félix, quedó internada y ya van 11 familiares directos contagiados. Se esperan muchos más, debido a que por su trabajo va de casa en casa atendiendo a adultos mayores, incluso el día sábado 8 visitó a varios, siendo que le viernes ya tenía pérdida de olfato y gusto.

La pregunta que nos hacemos todos es ¿vale la pena cuidarse tanto para que por un grupo de personas irresponsables ingrese el virus a nuestro departamento? Los encuentros familiares estaban prohibidos, no respetaron el decreto ni el código penal, esperamos de nuestro diario que la justicia investigue y esta familia sea multada e imputada como corresponde. Pusieron en peligro a 200 mil sanrafaelinos, cuando la mayoría se cuidó.

Desde nuestro medio, luego de realizar la investigación, no vamos a ocultar la información verdadera. ¿Había necesidad de organizar fiestas e invitar a personas de Ciudad que tenía el acceso prohibido a nuestro departamento? Por otro lado queda la duda de los controles que hacen en el ingreso. ¿Son los correctos?… es lamentable lo que sucede ahora.

Mientras ustedes, yo y varios estábamos en casa, la enfermera incumplía con todo y visitaba a sus pacientes adultos mayores, la mayoría pertenecientes a grupos de riesgo.

¿Actuará la justicia? ¿El intendente presentará cargos o se le hará un sumario a la empleada?…

 




Comments are closed.