Vacunatorio ilegal: estos son todos los involucrados

443

Rubén López  médico clínico y el dueño de tres geriátricos de apellido Ochoa, fueron detenidos este domingo en nuestro departamento, tras una denuncia que apuntaba al profesional por ofrecer dosis de una vacuna contra el coronavirus. La irregularidad se hizo conocida porque el profesional realizaba el ofrecimiento a través de un audio de WhatsApp en un grupo de su barrio. La Justicia deberá determinar de dónde se obtuvieron esos medicamentos destinados inicialmente a personas de la tercera edad.

Hugo Ochoa (dueño de los geriátricos)

Mabel Chaine (esposa de Ochoa)

Silvio Reynalds (enfermero con matrícula vencida desde el 2014)

 

D. Rubén López

Los hechos referidos son calificados como ‘Peculado e infracción a las medidas adoptadas por las autoridades competentes para impedir la introducción o propagación de una pandemia en concurso real’, previsto y penado por los artículos 261, 205 y 55 del Código Penal atribuido a Hugo Oscar Ochoa Silva en calidad de autor material, participación necesaria en los delitos de  ‘Peculado e infracción a las medidas adoptadas por las autoridades competentes para impedir la introducción o propagación de una pandemia en concurso real» previsto y penado por los artículos 261, 205 y 55 del código penal  atribuidos a Rubén Ángel López Reinoso, Teresa Mabel Chaine Salinas y María de los Ángeles Ochoa Chaine, y ‘Tentativa de ejercicio ilegal de la medicina’, previsto y penado por los artículos 208 y 42 del Código Penal, atribuido a Silvio Damián Reynals en calidad de autor material.

Roberto Roque Gurivich Garea, Claudia Alejandra Silva Caballero y José Miguel Nievas Martínez participación en el delito ‘Tentativa de infracción a las medidas adoptadas por las autoridades competentes para impedir la introducción o propagación de una pandemia en concurso real’, previsto y penado por los artículos 205 y 42 del Código Penal».

San Rafael: El médico Rubén López ofrecía las vacunas por el WhtsApp del barrio

San Rafael: el dueño del geriátrico está acusado de «peculado» y el médico de partícipe necesario