Córdoba: una extraña campaña marcada por el narcoescándalo

75 views Leave a comment
elecciones-2013-1785515w300

El caso por el que se investiga a ex jefes policiales tiñó una disputa hasta entonces apática; De la Sota apuesta a una victoria clara de Schiaretti para mantener su sueño presidencial.

En la elección legislativa del próximo domingo, más allá de la renovación de nueve bancas de diputado, estará nuevamente en juego la disputa entre el delasotismo y el kirchnerismo, pero más aún el futuro político del gobernador José Manuel de la Sotaen su aspiración presidencial para 2015.

En ello se basa el fuerte protagonismo del mandatario durante la campaña electoral para apoyar la lista que encabeza su antecesor, Juan “El Gringo” Schiaretti.

Con profusa publicidad de su gestión, anuncios de obras e innumerables inauguraciones, De la Sota se esforzó para contrarrestar la inesperada y pesada carga adversa que significó el denominado “narcoescándalo” que provocó el descabezamiento de la cúpula de la policía cordobesa y la caída de su ministro de Seguridad, Alejo Paredes.

Se trata de una investigación de la justicia federal que dejó al descubierto una presunta complicidad de los ex jerarcas de Drogas Peligrosas con narcotraficantes. Por caso, hay ocho policías imputados, cinco de ellos en la cárcel con procesamiento y prisión preventiva.

Este controvertido tema sirvió para sacudir el panorama político. La campaña electoral transitaba muy fría, sin actos o movilizaciones masivas. Sólo se escuchaban o veían a los candidatos en los spots publicitarios cedidos por la Dirección Nacional Electoral, además de la cartelería callejera.

La oposición -kirchneristas, radicales y juecistas, entre otros- no desaprovechó la oportunidad que le dio el “narcoescándalo” y descargó su artillería contra el oficialismo. Los principales candidatos dejaron de lado las propuestas políticas y centraron sus mensajes en el tema de la droga y acusaron por igual a De la Sota y Schiaretti como sus responsables.

El mandatario replicó a sus detractores y consideró “canallesco hacer política con este tema” y remarcó: “Algunos creen que en política vale todo, que se puede decir de todo y jugar con todo. Eso no es democracia es una actitud política injustificable, que lo único que hace es perjudicarlos a ellos mismos y así supongo va a salir el resultado electoral de octubre”.

Incluso, De la Sota tuvo un duro cruce con el radicalismo, con el cual mantenía una buena relación. No ocultó su enojo por críticas del primer candidato Oscar Aguad sobre el tema de la droga y enrostró al intendente capitalino, Ramón Mestre, que su viceintendente, Marcelo Cossar, también fue vinculado con el narcotráfico.

Desde el radicalismo atribuyeron la inesperada reacción de De la Sota a que sus candidatos han perdido terreno.

Algunos sondeos revelan que este escándalo del narcotráfico tuvo una incidencia negativa en la intención de votos a favor del oficialismo. Al menos en la capital provincial se advierte que la lista de la Coalición Unión por Córdoba (liderada por el peronismo) no tuvo un crecimiento y, en cambio, sí una leve declinación respecto del triunfo obtenido en las primarias de agosto.

De la Sota necesita una cosecha de votos superior al 30 por ciento para colocar tres o cuatro diputados (renueva dos bancas) para sumar legisladores al polo opositor al kirchnerismo y posicionarse así en un lugar expectante como potencial candidato presidencial.

A una semana de la contienda electoral, distintas encuestas sostienen que, pese a todo, el delasotismo se mantiene al frente de las preferencias, pero que la Unión Cívica Radical, con Aguad a la cabeza, consiguió acortar la distancia de ocho puntos registrada en las PASO.

Después de las primarias de agosto, Unión por Córdoba sumó a su nómina al actual intendente de la ciudad de San Francisco, Martín Llaryora, quien compitió en la interna peronista con Schiaretti, lo cual le garantiza un interesante caudal de votos.

Llaryora, con una favorable imagen como intendente, lidera el Frente Renovador y se identifica con su colega de Tigre, Sergio Massa. Desde hace tiempo manifiesta su intención de ser gobernador de la provincia.

Por su lado, los radicales se entusiasman con los números que arroja una encuesta encargada a una consultora privada, ya que proyectan una reducción de la ventaja con el peronismo. Según esos datos, Schiaretti obtendría en toda la provincia un 27,1 por ciento y Aguad un 24,5 por ciento. En cambio, en la ciudad capital, donde gobierna el radicalismo con el intendente Ramón Mestre, se impondría Aguad a Schiaretti por 25 a 18 por ciento.

Desde el kirchnerismo, sus proyecciones le otorgan a Schiaretti un 27,4 por ciento y a Aguad apenas el 19,8 por ciento.

Otra de las expectativas del 27 será el tercer lugar. En agosto, el postulante del macrismo Unión Pro, el ex árbitro de fútbol Héctor “La Coneja” Baldassi, se quedó con ese sitial y desplazó al cuarto puesto a la candidata del Frente para la Victoria (FPV), Carolina Scotto, apoyada por la presidenta de la Nación Cristina Kirchner.

Entonces, Baldassi obtuvo el 12,15 por ciento de los votos, contra el 10,9 por ciento de la ex rectora de la Universidad Nacional de Córdoba.

Para este domingo, los sondeos previos están divididos hacia uno y otro candidato. Para Management & Fit, Scotto se ubica tercera con 14,3 por ciento y Baldassi con 12,5 por ciento.

Del mismo modo, el kirchnerismo maneja una intención de voto para Scotto del 15,4 por ciento contra 13,8 por ciento de Baldassi. En cambio, un relevamiento efectuado por el radicalismo lo sitúa a Baldassi en el tercer escalón con 13,5 por ciento, contra 12,7 por ciento de Scotto.

En el quinto peldaño hay dos candidatas con esperanzas de alcanzar un escaño en la Cámara de Diputados: Olga Riutort, ex esposa de De la Sota, y Liliana Olivero del Frente de Izquierda, quienes cosechan una intención de voto de algo más del 5 por ciento.

Riutort, si bien es peronista, se presenta por afuera de la estructura partidaria en la lista del Vecinalismo Independiente, mientras que Olivero, una ex empleada bancaria, encabeza la boleta del Frente de Izquierda de los Trabajadores (FIT).

Como ya ocurrió en las PASO, el gran ausente de la contienda será el Frente Cívico y Social del senador nacional Luis Juez que, con su candidato a la reelección Ernesto Martínez, registra una nueva baja en las preferencias.

El propio Juez se automarginó de esta lucha electoral y dejó solos a sus candidatos porque quiere preservarse para pugnar en 2015 por la gobernación. Así, del 3,3 por ciento de votos que Martínez obtuvo en agosto, ahora las encuestas lo sitúan con un 2,7 por ciento.

En una situación parecida se ubica Roberto Cucui, postulante de la Coalición Cívica ARI de Elisa Carrió, con una intención de voto de 2,6 por ciento.

PRINCIPALES CANDIDATOS

De la Sota juega su futuro en la elección del domingo

  • Juan Schiaretti
    Unión por Córdoba
  • Oscar Aguad
    UCR
  • Carolina Scotto
    Frente para la Victoria
  • Héctor Baldassi
    Pro
  • 2,6
    millones

    Es la población en condiciones de votar, incluidos los chicos de 16 y 17 años

.

Fuente: LA NACION

Related posts:

Author Bio

Informacion Ciudadana

No Description or Default Description Here