“¿EUTANASIA O MUERTE DIGNA?”

181 views Leave a comment

Karem Ann Quinlan, de 21 años de edad, habitante de Nueva Jersey, E.E.U.U., en abril de 1975, sufrió un colapso por una ingesta de alcohol y drogas, que le produjo una anoxia prolongada por falla del sistema respiratorio, fue puesta en un respirador artificial en el Hospital, sufriendo un daño cerebral severo, quedando en estado vegetativo.

                        Después de algunos meses, y con un diagnostico de que el daño cerebral era irreversible, sus padres solicitaron que fuera retirada del respirador que la mantenía viva, pero el personal del Hospital se negó.-

                        Luego de una petición ante la justicia de primera instancia que es rechazada, sus padres llegan ala CorteSupremade Nueva Jersey, que autoriza la decisión de los padres para que le retiren el respirador, y una vez que se desconecta a Karen Ann del respirador, sucede que Karen continúa respirando por sus propios medios en forma natural, alimentando la remota posibilidad de recuperación, siendo alimentada artificialmente durante nueve años más, hasta que muere a consecuencia de una neumonía en 1985; cuando murió, 10 años después del accidente, pesaba solo35 kg, y tenía 31 años.

                        Este ha sido el primer caso que trascendió públicamente, sobre el problema de la “muerte digna”.

                        A raíz de éste caso se constituyó el primer “Comité de Etica Hospitalaria” que se recuerda.

                        Se instaló en el mundo un debate sobre los conceptos de “ensañamiento terapéutico” o “distanacia”, ya que se pretendió prolongar la vida de Karen, más allá de lo necesario, a través de medios terapéuticos, cuando ya se tenía un diagnóstico de futuro irreversible.-

                        Es de destacar que en el caso, Karen no estaba en condiciones de expresar su voluntad en el sentido de tener una muerte digna y que la desconectaran del respirador primero y de la alimentación artificial luego; por lo que también se instaló el debate sobre si sus padres tenían el derecho de expresar la voluntad en representación de su hija Karen.-

                        Luego de este recordado caso periodístico, se produjeron otros, como el de NANCY CRUZAN, en Missouri, el 11 de enero de 1983 sufre un accidente vehicular  en Missouri.   A consecuencia del mismo, sale eyectada del automóvil, quedando boca abajo en un estanque con agua.   Los paramédicos la encuentran sin signos vitales, por lo que la reanimaron y la estabilizaron.   Luego de dos semanas de permanecer inconsciente, fue diagnosticada con un estado vegetativo persistente, ya que producto de la privación prolongada de oxígeno, su cerebro sufrió daños irreversibles.   Nancy Cruzan evolucionó a respiración espontánea, sin embargo, a raíz de su estado no era capaz de deglutir, razón por la cual se le aplicó un sistema de tubos de alimentación por lo que era alimentada terapéuticamente.

                        Los padres de Nancy, luego de 4 años de mantenerla intubada, solicitan que se le retire el tubo de alimentación a los fines de dejarla morir en paz.-

                        Los médicos y las autoridades del Hospital se negaron a ello, sosteniendo que era necesaria una orden judicial para acceder a tal pedido.-

                        Dicha negación fue respaldada por el gobernador de Missouri.-

                        Llegada la causa judicial ala Cortede Missouri,la Corteconcluye en definitiva que el Estado tiene un interés incondicional en preservar la vida, y que el soporte médico de un paciente incompetente podría ser suspendido solo si se cumple adecuadamente con el estándar de evidencia clara y convincente sobre la voluntad del paciente; es decir probar la voluntad de Nancy sobre si hubiera o no

deseado continuar con esa terapia, razones por las cuales rechazan el pedido de los padres de Nancy.-

                        De esta manera la causa llega ala CorteSupremade los Estados Unidos, y en su fallo pronuncia tres importantes declaraciones: 1.- Reconoció el derecho del paciente competente de rechazar el tratamiento médico, incluso si tal decisión lleva a la muerte del paciente; 2.-La Corteindicó que retirar el tubo de alimentación no difiere de suspender cualquier otro tratamiento de soporte vital; y 3.- Con respecto a los pacientes incompetentes,la CorteSupremaestableció que el Estado podía, pero no necesitaba pasar, del estatuto de requerir el estándar de evidencia de clarificación y convencimiento, sobre la voluntad presunta de un paciente competente si se volviese incompetente por un largo tiempo.

                        De acuerdo a este fallo y a lo dictaminado porla Cortedel Estado de Missouri, los padres de Nancy reunieron mayor cantidad de prueba testimonial que acreditó que hubiera sido la voluntad de Nancy no continuar con los soportes vitales terapéuticos, por lo que en definitiva,la Cortede Missouri, en definitiva hizo lugar a la desintubación de Nancy, que falleció 11 días después.-

                        Es decir que luego de esta caso, queda clarificado quela CorteSupremade E.E.U.U. reconoce el principio de la autonomía de la voluntad del paciente competente para aceptar o no terapias de soporte vital, expresando además que la alimentación artificial por tubos queda comprendida en ese concepto; declarando sin embargo que el Estado puede disponer las medidas de prueba que estime necesarias para acreditar la voluntad presunta del paciente                                                                                                   

incompetente respecto a la aceptación o continuidad de tratamientos que representen un soporte terapéutico vital.

                        Hubo otros casos resonantes en la prensa mundial como el caso de TERRI SCHIAVO, en febrero de 1990 que duró hasta marzo de 2005 en que se produjo su muerte, luego de haber estado intubada durante quince años.-

                        A raíz de éste último caso se produjo un pronunciamiento dela Conferenciade Obispos Católicos de E.E.U.U., que sostuvo que en estos casos se debería continuar suministrándole agua y alimentos al paciente, ya que el agua y el alimento no se le debería negar a nadie.-

                        Pero, es el caso, de que no es esa opinión la oficial dela Iglesia, ya que el 5 de mayo de 1980,la SantaSedepromulgó un documento con el título de “Declaración sobre la eutanasia” y que mantiene la doctrina tradicional de la iglesia desde Pio XII en adelante, y en este documento se afirma: “No se puede imponer a nadie la obligación de recurrir a un tipo de tratamiento que, aunque ya esté en uso, todavía no esté libre de peligro o fuera demasiado costoso.  Su rechazo no equivale al suicidio, significa más bien la simple aceptación de la condición humana, o deseo de evitar la puesta en práctica de un procedimiento médico desproporcionado a los resultados que se podrían esperar, o bien una voluntad de no imponer gastos excesivamente pesados a la familia o a la comunidad”

                        Con lo que se demuestra las disímiles opiniones en materia de ética o religión pueden expresar distintas personas, incluso de un mismo credo.

                        Independientemente de las cuestiones éticas o religiosas, en nuestro país se ha dictadola Ley26742, denominada de “Muerte Digna”, que no es una ley eutanásica, ya que no autoriza quitar la vida del paciente o acelerar su muerte, lo único que autoriza es que ante un estado de absoluta inconciencia o de un estado vegetativo, que presenta un estado de coma grave e irreversible, o en el caso de un neonato con malformaciones incurables y mortales a corto plazo, y que se encuentre sobreviviendo en base a un soporte vital (conectado a un respirador artificial o intubado para recibir alimentos y agua), y dándose las condiciones que exige la norma, se pueda desconectar al paciente para que pueda tener en forma natural, una muerte digna.

                        Ahora bien, la primer situación que nos encontramos es un paciente con una enfermedad terminal grave e inexorable o un paciente que se encuentre en coma, no siendo posible la reactivación de las funciones cerebrales, con un diagnostico de irreversibilidad de esta situación, que se encuentre sobreviviendo con un soporte de vida artificial.

                        Para desconectarlo del soporte de vida artificial (cualquiera sea éste), lo primero que se exige es la voluntad expresa de dicho paciente, que  debidamente informado de su situación y de las consecuencias que le acarreará la suspensión del tratamiento médico o desconexión del soporte manifieste su voluntad en tal sentido.  Es decir, que en este primer caso, -paciente competente-

debe poseer capacidad intelectiva suficiente para comprender la situación en que se encuentra, su evolución previsible y las consecuencias que puedan derivarse para él; y además que pueda manifestar su voluntad, conservando un cierto grado de comunicación con su entorno.

                        En segundo lugar, nos podemos encontrar con un paciente incompetente, es decir que debido a su estado de coma no pueda entender su situación ni expresar su voluntad.-

                        En este caso, se debe recurrir a su representante legal, generalmente los padres respecto de su hijo o hija, o viceversa los hijos respecto de sus padres.

                        Si ha existido una manifestación de voluntad del paciente que ha sido escrita con anterioridad o se la expresado al responsable legal con anterioridad, se debe respetar dicha voluntad, es decir que siempre que exista una expresión de voluntad del paciente, ya sea en forma directa o indirecta, por el principio de respeto a la voluntad, se debe respetar esta decisión.-

                        El respeto a la expresión de voluntad del paciente se encuentra amparado por el art. 19 dela C.N., y específicamente por el art. 19, inc.3° dela Ley17.132, y por los arts. 5, 6 y 7 dela Ley26529.-

                        El consentimiento del paciente competente, no exige ningún tipo de formalidades determinadas, en este sentido ha dichola S.C.J.N. que: “…el consentimiento no exige el cumplimiento de determinadas formalidades, pudiendo ser demostrado acudiendo a cualquier medio probatorio…” (CSJN, 12-08-2008m G 2638 XL “Godoy Aguirre Marta c/ Unión Obrera Metalúrgica dela Rep.Argentina” – Fallos: 331:1804)

                        En el caso de un paciente incompetente, que no haya expresado con anterioridad su voluntad, se deberá estar a la voluntad del representante legal, pero cuando estamos ante un paciente incompetente, por su estado de inconciencia, en se debe diagnosticar la etiología del coma, así como su persistencia y su irreversibilidad.-

                        Por último y respecto al “Limite del deber de tratamiento médico” que asume el médico, se ha dicho: “…el cumplimiento del deber de asistencia del médico está condicionado a que dicha asistencia, concretada en una efectiva prolongación de la vida, sea clínica y materialmente posible, a la vista de la evolución posterior del paciente.  Ello no sucede, por ejemplo, con la persona en estado de coma irreversible, en la que ya no es posible reactivar la función cerebral y devolverle la conciencia…así como los que presentan un estado vegetativo persistente con diagnóstico inequívoco de irreversibilidad; ni en el caso de un neonato con malformaciones incurables y mortales a corto plazo…” (Eser, “Limite del deber de tratamiento médico desde el punto de vista jurídico”)

                        En conclusión, se advierte la complejidad y gravedad de la toma de decisiones en estos casos, que si bien se encuentran amparadas legalmente por el principio de respeto a la voluntad del paciente o de sus representante legales en su caso, se deben extremar los estudios médicos para fundamentar la medida a adoptar.-

                        Esto no es ni más ni menos que el reconocimiento de un derecho humano, pero viendo los casos que ha dado la cátedra como ejemplos a analizar, debemos concluir en que este derecho, como el resto de los derechos humanos, son hijos de la tragedia.

                                               DR. JOSE L. DURAN

                                                  MAT. PROF. 3901

 

 

Related posts:

Author Bio

Informacion Ciudadana

No Description or Default Description Here