guia-legal-el-divorcio

La actual ley de divorcio, N°23.515, publicada en el B.O. el 12/06/1987, que fue una iniciativa el Presidente RAUL RICARDO ALFONSIN, fue un gran logro para la época, ya que hasta ese momento no existía ley de divorcio en nuestro país.

Para lograr su sanción hubo casi una lucha épica contra los sectores más reaccionarios de la iglesia católica y de la derecha conservadora de  nuestro país.

Fue así que se creó un sistema que permite dos tipos de divorcio, el de mutuo acuerdo y el contencioso.

En el proceso de mutuo acuerdo, no es necesario expresar las causas por las que una pareja decide divorciarse, y en el contencioso, no solo hay que expresar la causa, sino que además hay que probarla.

Por último,  la ley exige que para poder iniciar un proceso de divorcio por mutuo acuerdo, es condición que los cónyuges hayan estado casados por lo menos tres años.

Desde ya anticipo que todo este régimen es inconstitucional, y que el denominado “divorcio express”, que se prevée en la reforma del código civil, vendrá a solucionar definitivamente el instituto del divorcio.

Por supuesto que este instituo del “divorcio express” es fuertemente cuestionado por la todos los sectores conservadores de la Argentina.

Pero vamos a las razones que apoyan esta posición.

En primer lugar, es ABSOLUTAMENTE INCONSTITUCIONAL que, en cualquier situación, un ciudadano argentino DEBA CONTARLE AL JUEZ PORQUE SE QUIERE DIVORCIAR… ya que como expresamente lo prevée el art. 19 de la Constitución Nacional: LAS ACCIONES PRIVADAS DE LOS HOMBRES ESTAN EXENTAS DEL CONOCIMIENTO DE LOS MAGISTRADOS…¿Cómo puede ser que una persona que se quiere divorciar tenga que “explicarle” al juez cuáles son sus razones, y encima el juez va a “considerar” si decreta o no decreta el divorcio?

Ese tipo de actitudes paternalistas son propias de otros sistemas pero no del sistema democrático.

Y es que de la misma forma que el casamiento fue decidido y convenido por ambos cónyuges, en el marco del pleno ejercicio de su libre voluntad, EL DIVORCIO TAMBIEN ES UN ACTO DE EJERCICIO DE LIBRE VOLUNTAD, PERSONALISIMO E IRRENUNCIABLE, por el cual los cónyuges DECIDEN ELLOS NO CONTINUAR SIENDO ESPOSOS.

Ni hablar del “plazo de tres años” exigido por la norma actualmente vigente para intentar un proceso de divorcio de mutuo acuerdo.

Ese PLAZO DE TRES AÑOS no solo que es inconstitucional, sino que además es un puro capricho de la ley, que solo se entiende por la presión que el conservadurismo de la iglesia ejerció sobre el poder político al momento de dictarse la ley de divorcio.

¿COMO PUEDE SER QUE EL ESTADO LE EXIJA A ALGUIEN QUE SE QUIERE DIVORCIAR PERO QUE NO HAN TRANSCURRIDO LOS 3 AÑOS DE SU CASAMIENTO, QUE ESTAN OBLIGADOS A CONTINUAR VIVIENDO JUNTOS O POR LO MENOS ESTAN OBLIGADOS A CONTINUAR CASADOS HASTA QUE CUMPLAN LOS TRES AÑOS?

Esto es un verdadero disparate, carente de todo fundamento jurídico, una pura arbitrariedad.

El art. 215 del Código Civil actual NO SUPERA EL EXAMEN DE RAZONABILIDAD, ya que NO SE VULNERA EL ORDEN PUBLICO NI SE AFECTA EL DERECHO DE UN TERCERO si ambos cónyuges se quieren divorciar y no ha transcurrido el plazo de 3 años; YA QUE EL DIVORCIO ES UN ACTO ABSOLUTAMENTE PRIVADO y que ni la sociedad ni el estado tienen derecho a inmiscuirse en la decisión privada de las personas.

Sobre ésto ya se ha dicho que: “la exigencia de un plazo legal de espera para motivar una solución a la crisis y ruptura de la pareja, implica una intromisión arbitraria en la intimidad y en la libertad de las personas que en un momento de sus vidas decidieron libremente contraer matrimonio y que en otro estadio de su vida personal deciden desvincularse sin tener para ello que esperar un plazo legal o exponer a revisión de un tercero, las causas que hicieron moralmente imposible la vida en común…”

El actual régimen de divorcio de la República Argentina, en particular sus arts. 205 y 215 son inconstitucionales porque violan los derechos humanos de los cónyuges que se quieren divorciar, ya que se violan el art. 19 de la Constitución Nacional, y los tratados internacionales de los derechos humanos, que fueron incorporados a nuestra Constitución Nacional a través de la reforma del art. 75 inc. 22, a saber y en forma concreta los arts. 3, 12 y 20 de la Declaración Universal de los Derechos del Hombre; los arts. 1 y 6 de la Declaración Americana de los Derechos del Hombre; y los arts. 7.1, 11.1 y 17 del Pacto de San José de Costa Rica.

Por todo lo expresado, y por la necesidad del respeto también al art. 18 de la C.N. que entre otras cosas significa que el interesado debe obtener una rápida y eficaz decisión judicial en su conflicto (CSJN – Fallos: 298:312), la Argentina NECESITA la reforma del sistema de divorcio instaurada en nuestro código civil, por lo que se debe INSTAURAR EL DENOMINADO “DIVORCIO EXPRESS” mediante el cual el Juez deberá dictar la sentencia de divorcio a pedido de uno de los cónyuges o de ambos, sin requerir las razones y en cualquier tiempo, porque nadie puede ser obligado a seguir casado con el otro cónyuge, ni por imperio de la ley ni por imperio de una supuesta “moral” institucionalizada.

columnista

 

Related posts:

Author Bio

Informacion Ciudadana

No Description or Default Description Here