canstock7707331

Nuestro Código Penal prevé como penas a aplicar por los delitos que cometa el autor las de reclusión, prisión, multa e inhabilitación. 

En cuanto a la duración de las penas de reclusión o de prisión (penas privativas de la libertad) la ley prevee que en algunos casos se podrá dictar la condena de reclusión o prisión perpetua.

Sin embargo, la regla general sobre la duración de las penas de reclusión o prisión perpetua, es que dicha pena puede durar 35 años, y una vez cumplidos los 35 años, el Tribunal podrá otorgar la libertad condicional, siempre y cuando se cumplan con los requisitos que exige la norma para su otorgamiento.-

Pero hay casos específicos en que el Código Penal PROHIBE la posiblidad del otorgamiento de la libertad condicional en los casos de una condena a reclusión o prisión perpetua como resultado de la comisión de los siguientes delitos: 1.- El homicidio “criminis causa”, previsto por el art. 80 inc.7°, -matar a una persona para ocultar otro delito cometido con anterioridad-; 2.- El abuso sexual seguido de muerte, previsto por el art. 124; 3.- El secuestro extorsivo seguido de muerte previsto por los arts. 142 y 170; y 4.- En los casos de condenas perpetuas a reincidentes.-

Es decir que en estos cuatro casos de condenas a prisión o reclusión perpetua, según el  Código Penal, NO HAY POSIBILIDAD de otorgar la libertad condicional, con lo que estas situaciones la pena podría ser hasta que se produzca la muerte del condenado en prisión.

Ahora bien,  en la reforma constitucional de 1994, a través del inc. 22 del art. 75, se incorporaron a la Constitución Nacional el denominado Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y la Convención Americana de Derechos Humanos, -entro otros tratados-; y estos tratados internacionales incorporados a través del inc. 22 del art. 75 de la Constitución Nacional, SON SUPRACONSTITUCIONALES, es decir que están por encima de la Constitución Nacional.-

En el art. 10.3 del P.I.D.C. y en los arts. 5.6 y 29 de la C.A.D.H., se expresa que: “LA PENA PRIVATIVA DE LA LIBERTAD DEBE TENER POR OBJETO LA REINCORPORACION SOCIAL DEL CONDENADO”; es decir que EL UNICO FIN QUE PUEDE TENER UNA PENA PRIVATIVA DE LA LIBERTAD EN  NUESTRO DERECHO INTERNO ES “LA REINCORPORACION SOCIAL DEL CONDENADO”, de lo que surge QUE CUALQUIER PENA QUE NO TIENDA A ESE OBJETIVO ES INCONSTITUCIONAL, por lo que sostengo que LA PENA DE RECLUSION O PRISION PERPETUA SIN POSIBILIDAD DE OBTENER LA LIBERTAD CONDICIONAL ES INCONTITUCIONAL por no cumplir con EL OBJETO O EL FIN DE LA PENA que nos imponen los dos tratados internacionales referenciados.

columnista

Related posts:

Author Bio

Informacion Ciudadana

No Description or Default Description Here