Choferes se preparan para una huelga y advierten que podría no ser la única

76 views 1 Comment
507f37467d24b_565_319!

El paro que hará la CGT opositora el jueves 10 abarcará en Mendoza el servicio de colectivos y el Gobierno empezará desde este jueves a buscar la manera de suavizar su impacto.

Fue el secretario general de la CGT local y jefe del gremio de los choferes (Sipemom), Rodolfo Calcagni, quien se encargó de confirmar la medida de fuerza de los choferes. A su vez, aclaró que será “responsabilidad del Estado y de los empresarios” garantizar el 20 por ciento mínimo de frecuencias en el servicio de micros que figura en el contrato de concesión de las líneas.

El jefe de la CGT provincial tiene una relación distante con el Gobierno provincial desde que un cambio de funcionarios dejó afuera del gabinete a su representante (el ex subsecretario de Trabajo Ariel Pringles). Sin embargo, Calcagni recalcó que este no será un “paro político” contra el gobierno de Francisco Pérez.

“Acá hay un problema de inseguridad, de inflación, de devaluación y de mínimo no imponible”, detalló el sindicalista, en sintonía plena con el camionero Hugo Moyano, uno de los organizadores de la huelga.

Desafío. El paro de la semana que viene plantea más desafíos para una gestión jaqueada por los conflictos con los sindicatos estatales. Sin embargo, la particular situación de la CGT mendocina abre, para el Poder Ejecutivo, la posibilidad de atenuar un poco la medida de fuerza.

A nivel nacional hay dos centrales obreras, la de Moyano que es opositora y Antonio Caló, que es oficialista. Pero en Mendoza, las divisiones se dan dentro de una sola organización. De hecho, el segundo en la estructura de la CGT provincial es Luis Márquez, de la UOM, quien responde a Caló.

Es el teléfono de Márquez precisamente el primero que marcarán en el Ejecutivo para reducir el impacto del paro. El Gobierno confía en que la UOM no se adherirá y que similar actitud tomarán los petroleros que responden al diputado nacional Dante González. También anota de su lado a la UOCRA (construcción), los empleados del rubro de la fruta fresca (Lucio Quilpatay es su referente) y hasta los empleados de comercio liderados por Guillermo Pereyra, a pesar de que la relación no está en su mejor momento.

Por su parte, Calcagni es consciente de las divisiones de la CGT mendocina y por ello dilató hasta lunes o martes de la semana próxima la confirmación de los gremios que van a participar de la huelga. Aunque, según anticipó, desde ya es un hecho que a los choferes de micros se sumarán camioneros, empleados de estaciones de servicio y empleados de la Justicia Federal.

Otro dato importante es que también confirmó la adhesión de los choferes de larga distancia, quienes responden a la Unión Tranviaria Automotor (UTA). En cambio, difícilmente pueda anotar de su lado a los empleados bancarios, hoy, cerca del oficialismo.

Impacto. Con Calcagni, a pesar de todo, el Gobierno también buscará dialogar. Los funcionarios consideran superados los resquemores generados por la salida de Pringles, pero a la vez reconocen que es poco probable que los choferes se bajen de la convocatoria de Moyano. Y los colectivos representan el problema mayor: si no hay frecuencias de micros, se potenciará el efecto de la huelga mucho más allá de los que hacen paro.

La última vez que en Mendoza hubo un paro general fue el 20 de noviembre de 2012 y esa vez los micros fueron claves. El acatamiento de los choferes de corta y media distancia alcanzó el 90 por ciento y, como consecuencia, también estuvieron vacías las escuelas y los hospitales. Aquella vez el Gobierno no logró asegurar el 20 por ciento de las frecuencias y los piquetes terminaron de complicar el tránsito.

Calcagni advirtió, además, que el del jueves 10 podría no ser el último paro del transporte público en Mendoza. Esto se debe a que hacia fin de mes comenzará la paritaria del sector. “Si el 22 no arreglan los salarios de mis trabajadores voy a estar parando”, señaló.

Si bien el jefe del Sipemom señaló que definirá el monto del aumento que pretende recién una semana antes de la paritaria, es probable que el  requerimiento ronde el 30 por ciento.

 

Fuente: MDZ

Related posts:

Author Bio

Informacion Ciudadana

No Description or Default Description Here