“Si me voy no vuelvo”, avisa Bianchi, y Román insinúa la despedida

104 views Leave a comment
Seguro-Bianchi-recorre-GUSTAVO-ORTIZ_CLAIMA20140510_0111_17

Carlos Bianchi está distendido y hasta sonriente. Parece tener ganas de contestar. Toma agua, respira y suelta una verdad camuflada: “En el 2000 o en el 2004, el hincha pensaba que si me iba, yo iba a volver. Ahora saben que si me voy, ya no vuelvo más. Por eso me deben pedir que siga trabajando. Y yo lo agradezco”. Lo que dice Bianchi también lo dice, en su silencio, Juan Román Riquelme. El Virrey y su hijo futbolístico viven el asedio de una dirigencia que, aunque no lo diga, preferiría otros nombres políticamente más correctos en sus respectivos lugares. En tal contexto es que el entrenador dice que si se va, no volverá nunca más al club. Igual que Román, que intuye que su despedida de Boca será mañana.

Bianchi suelta sus balas de fogueo. De alguna manera, les advierte a los dirigentes que el que manda en el fútbol de Boca es él. Al menos, mientras siga en el club. “Existen tantos dirigentes… Y ellos siempre quieren moverse y hablar con los jugadores. El problema es que es el técnico es el que pone al jugador, no el dirigente. Por lo menos en mi caso, eh”, avisó Bianchi. El entrenador fue claro, debido a que sabe que desde el club llamaron a Hernán Barcos, Fernando Monetti y Walter Samuel, entre otros hombres. Entiende el técnico que algunos directivos le juegan un partido fuerte. Y él está preparado para responder.

Riquelme, igual que Bianchi, si se va, no volverá más. El 10 está agotado de las presiones camufladas de una dirigencia que, aunque haga burdos esfuerzos por estudiarse un discurso de concordia, no lo quiere en Boca después de junio. Como adelantó Clarín en su edición del martes, Román piensa que es su último partido en el club y por eso encargó más camisetas de lo habitual. También le pidió a varios amigos que estén presentes en la Bombonera. Los hinchas reaccionaron rápidamente y ya preparan una manifestación a la concentración del equipo y un denominado Bombonerazo por Riquelme para el domingo. Hasta prometieron homenajear al 10 con un asado (sí, como lo escucha) en plena calle, en Don Torcuato, el 1 de junio.

Bianchi y Riquelme saben que si se van no volverán. Mientras tanto, los dirigentes se agarran fuerte a sus asientos. Temen que el domingo el suelo tiemble. Quienes vayan a la Bombonera, deberán prepararse para ver y escuchar. Allí, en la tribuna de las identidades, se sabe poco de balances económicos, pero mucho de sonrisas. Las que le han dado a los hinchas el Virrey y Juan Román. Las que pueden borrarse de muchos rostros de los directivos luego del fin de semana.

Fuente: Clarín

Related posts:

Author Bio

Informacion Ciudadana

No Description or Default Description Here