El Gobierno les debe a los importadores US$ 5000 millones

104 views Leave a comment
las-trabas-a-las-importaciones-1960265w300

La falta de divisas que sufre la economía argentina lleva a que la deuda que acumula el Gobierno con los importadores ronde los 5000 millones de dólares, lo que a su vez provoca crecientes demoras en el ingreso al país de insumos esenciales para la fabricación de muchos productos.

El problema fue expuesto ayer a LA NACION por el presidente de la Cámara de Importadores de la República Argentina (CIRA), Diego Pérez Santisteban. Sostuvo que “no existen certezas” sobre los tiempos de aprobación de las declaraciones juradas anticipadas de importación (DJAI), el trámite necesario para que un importador pueda ingresar mercadería al país.

Esas demoras, dijo, “impiden a las empresas trabajar con normalidad”, tanto en la producción local de bienes para el mercado interno como para los que se destinan a la exportación. “Este año ha sido malo; es el peor desde 2009, no por las restricciones al ingreso de productos importados, que cuando estaba Guillermo Moreno eran peores, sino porque no hay divisas, hay recesión, caída del consumo y aumento de la brecha cambiaria [entre la cotización del dólar oficial y la del paralelo]” , afirmó Pérez Santisteban.

Según la queja recurrente de los importadores en los últimos meses, más allá del trámite de la declaración jurada, el Banco Central suele demorar la autorización del pago de las divisas para evitar que las reservas sigan cayendo.

Ante esta situación, CIRA prevé que las importaciones caerán 12% este año, mientras que para la consultora abeceb.com el superávit comercial rondaría los US$ 7000 millones, debido sobre todo a la caída de las compras en el exterior.

Esta situación se refleja en faltantes de insumos en importantes sectores fabriles, según el relevamiento de la Cámara de Importadores:

Para Vaca Muerta y la industria petrolera faltan bombas para extracción de hidrocarburos, válvulas exclusas y accesorios y bombas para cimentación de pozos.
Alimentos varios y cervezas enlatadas.
Cierto tipos de alarmas
Autopartes
Aceites especiales y repuestos para motosierras para la industria de la madera.
Repuestos, accesorios y máquinas para la próxima temporada estival, para el cuidado de los espacios verdes en cientos de municipios.
Hay cientos de pymes afectadas por insumos para la fabricación de luminarias industriales y de alta potencia, como las placas con Led montados.
Elementos para computación, como teclados, mouses, pendrives, tarjetas de memoria, pilas, cartuchos, auriculares, tonner y cables de PC.
Artículos de decoración de metal y madera, relojes y percheros.
En el rubro de textiles faltan gorros, mochilas, bolsos y carpas.
Por la demora en pagos impositivos anteriores faltan insumos para las armadurías y ensambladoras de Tierra del Fuego y empiezan a no poder armarse determinados productos: de 100 modelos de celulares se encuentran en plaza 60; de 18 tipos de laptops, hay sólo 12.

Miguel Ponce, gerente de la cámara, señala lo que para él son las “contradicciones del relato: lanzan el plan de cuotas Ahora 12 y piden que la gente compre motos, bicicletas, línea blanca y electrodomésticos, pero a la vez demoran la importación de los insumos para su fabricación”.

En tanto, Pérez Santisteban dijo que “hay mucha oscilación de entregas en tiempo y forma de las DJAI; a veces salen con fluidez, otras no”.

El directivo indicó que “ni siquiera a las empresas con las que ellos se reúnen les garantizan nada; primero les prometen algo, pero al mes tienen que volver a insistir porque de nuevo las cosas se volvieron a atrasar”.

Cada DJAI tarda en salir, según Pérez Santisteban, entre 30 y 40 días, y aunque no parezca un plazo muy extenso, “una vez que se aprueba muchas empresas ya perdieron la posibilidad de comprar sus insumos, lo cual complica la producción entre tres y cuatro meses”.

La deuda del Estado con los importadores llegaba a julio pasado a unos 4000 millones de dólares, y según cálculos de la consultora abeceb.com, en lo que va del segundo semestre creció unos US$ 1000 millones más. Las posibilidades de que este pasivo se achique en el corto plazo -y de que, por lo tanto, se agilice el ingreso de productos para colaborar con un repunte de la actividad económica- “son escasas, en la medida en que no haya un acuerdo con los fondos buitre”, indicó Pérez Santisteban.

“Lamentablemente, la línea que teníamos a principios de año por la posibilidad de regresar a los mercados cambió por completo, porque se han postergado los desembolsos previstos para este año y, según dice el presidente del Banco Central, Alejandro Vanoli, llegarían recién a mitad de 2015”, agregó.

El presidente de la cámara aclaró que en el caso de los medicamentos -pese a los cruces mediáticos de la semana pasada- “el Gobierno se cuida bastante más, trata de que no haya problemas”.

Los únicos sectores que han logrado algún salvoconducto para cobrar, luego de airadas protestas, son las automotrices y los fabricantes de electrónicos de Tierra del Fuego. En el Banco Central detallaron que ambos cobran semanalmente 55 millones de dólares y destacan que no hay quejas desde que comenzó este pago, pese a que se realiza en cuentagotas.

Sin embargo, en el Ministerio de Industria indicaron que la idea es ver si, “pese a las restricciones externas”, es posible aumentar esos pagos para garantizar un nivel mínimo de producción. “Después de este primer mes de pagos a estos dos sectores, se va a evaluar cómo resultó y si hay posibilidades de adaptarlos, porque está claro que a todos aquellos que necesitan insumos para terminar productos acá no les alcanza lo que les autorizan”, confesó la fuente.

El economista Mariano Lamothe, de la consultora abeceb.com, dijo a LA NACION que “si el primer semestre fue bueno en términos del precio de la soja y de la liquidación de divisas, el segundo va a ser muy duro, porque después del default de la deuda, las empresas que antes conseguían que les financiaran algo están viendo cómo reducir su producción”.

Muchas empresas que conseguían las DJAI, explicó el economista, “se lanzaban a producir, pero luego no conseguían los dólares, por lo que ahora todo quedó frenado”, detalló..

Del editor: por qué es importante. La restricción al ingreso de importaciones obliga a varios sectores a frenar su actividad y, en no pocos casos, suspender trabajadores.

Related posts:

Author Bio

Informacion Ciudadana

No Description or Default Description Here