Terremoto ricotero: más de 100 mil almas vibraron con el #Indio Solari

99 views 6 Comments
538c88faec918_565_319!

A poco más de un año de su último recital en Mendoza- el 14 de septiembre del 2013- Carlos “Indio” Solari regresó a la provincia para oficiar una nueva misa. Según el músico, alrededor de 150 mil almas coparon el Autódromo Ciudad de San Martín para experimentar la mística que sólo el ex líder de Patricio Rey y sus redonditos de ricota genera en sus presentaciones.

Pero el furor no comenzó este sábado. Miles de ricoteros ya acampaban en el predio del autódromo hace varios días y, finalmente hoy, pudieron escuchar nuevamente a su mesías. Esta vez, el tiempo no fue un obstáculo ya que, a diferencia del año pasado, en esta ocasión sólo cayeron unas tímidas gotas que mojaron apenas un poco antes del comienzo del recital.

A los pájaros y Chau, mohicano fueron los primeros temas que anunciaron el comienzo de una misa. No obstante, muchos de los presentes apenas si pudieron percatarse de que su ídolo ya estaba en el escenario dado que el sonido no fue el óptimo. Incluso, algunas canciones eran acompañadas por la incesante queja: “No se escucha” que algunos más tarde plasmarían en las redes sociales.

Quizás por eso y en medio de la euforia de los presentes es que el Indio pidió silencio a sus fanáticos para dar espacio a un recuerdo especial: “Hay dos redonditos en el cielo. Una es la hija de Tití Fernández que si existe Dios, está con él”, expresó Solari antes de continuar con el recital.

En la noche ricotera sonaron también Drogocop, Torito, Mi caramel machiato, Pedía siempre temas en la radio y tras Pabellón séptimo, el Indio volvió a dirigirse a su público: “Disculpen, estoy medio mariconazo” e inmediatamente siguió con Vuelo a Sidney. Luego fue momento de una pausa, hubo varias durante el recital.

Con paciencia, los fieles esperaron la reaparición de Solari en escena que volvió con uno de los himnos del pueblo ricotero: Juguetes perdidos. La lista siguió con Beemedobleve y para seguir con la poesía, la misa siguió con A la luz de la luna.

“Esta es una época en la que hay que ahorrar para las fiestas, para las vacaciones. Pero esta noche 150 mil personas están acá. Muchas gracias”, manifestó el músico mirando las banderas agitándose en la noche sanmartiniana. La masa de gente no paraba de celebrar y aunque un poco lejos del escenario, la música se escuchaba muy poco, no faltaron los coristas que cantaron para que nadie se perdiera un detalle de lo que ocurría metros más adelante.

“Está dormida o finge que duerme?”, arrancaba Una piba con la remera de Greenpeace y el mundo de esas almas se terminaba en ese hombre de lentes redondos que conserva intacta su mística, esa que mueve multitudes por todo el país.

El repertorio era cauteloso y era claro que los ricoteros esperaban por esos temas que los hicieran saltar. Así fue como el piso comenzó a vibrar con Nadie es perfecto que enganchó con Ñam fri frufi fali fru. El recital ya llevaba más de una hora y media y los presentes sabían que la noche iba llegando a su fin.

Mientras que muchos esperaban por el clásico cierre de Jijiji que da lugar al pogo más grande del mundo, estandarte que sostienen los ricoteros hace muchos años, otros ya perdían la paciencia que les quedaba: el sonido no mejoraba y varios se impacientaban durante otro intervalo inesperado.

Pero como si fuera una paradoja, el tema Todos a los botes marcó la partida de muchos que comenzaron a caminar hacia la salida del autódromo con voces de quejas e insatisfacción. A lo lejos seguían escuchando que ya sonaban Etiqueta negra y Todo un palo y lamentaban estar dejando el predio pero no regresaban.

Flight 956 fue el penúltimo tema que alumbró esos corazones que llegaron de todos los rinconces de Argentina. Y finalmente, llegó. Llegó ese momento que esperaban con ansias, ese trance que mantiene a los fanáticos de los Redondos fuera del mundo: era el turno de Jijiji para concluir la misa.

El piso temblaba, las banderas se agitaban, las almas vibraban y las gargantas se desgarraban: todo era perfecto. Una vez más, el Indio sacudió Mendoza y dejó a sus fieles con ganas de más.

Fuente: EL SOL ON LINE

Related posts:

Author Bio

Informacion Ciudadana

No Description or Default Description Here