El rival de Boca, único en el mundo

94 views Leave a comment
Palestino-Boca-Facebook-CD-SADP_CLAIMA20150217_0144_27

Los 14.000 kilómetros de distancia que separan a Palestina del estadio Santa Laura, en el que Boca debutará en la Copa Libertadores, serán más cortos que nunca. O no serán, porque en algún lugar de la tarde del miércoles, Palestina será un pedacito de Chile en miles (sí, miles) de televisores que mirarán el encuentro al otro lado del mundo. Detrás del primer rival de los del Vasco Arruabarrena hay una historia de pertenencia y reivindicación que demostrará que el fútbol es, otra vez, un cristal sobre el que mirar a muchos otros episodios que ocurren en la vida misma.

Palestino se fundó en 1920, con el impulso de la colectividad de inmigrantes palestinos en Chile, la más grande fuera del territorio de medio oriente, con unos 500.000 ciudadanos. El club creció en la humildad y pugnó durante años para ascender a la máxima categoría del fútbol trasandino. Luego lograrlo, en 1952, Palestino daría su gran golpe en 1955, ya que lograría el torneo nacional, con un equipo en el que todavía se recuerda al argentino Roberto Coll, cuyo nombre llegó a inscribirse en el himno oficial del club.

La institución volvió a pasar una etapa gris en la segunda categoría y retornó a los primeros planos en la década del 70. Allí, también tuvo a otro argentino como insignia. Oscar Fabbiani (tío del mediático Cristian Fabbiani, el Ogro) fue el goleador del campeonato durante tres temporadas seguidas, de 1976 a 1978. La última participación de los árabes en la Copa Libertadores ocurrió en 1979.

Treinta y seis años después, Palestino volvió a pisar fuerte con otro argentino. Pablo Guede llegó a la dirección técnica del equipo a mitad de año y revolucionó a los hinchas. Siete meses más tarde, debutará en la Libertadores frente a Boca. El partido será televisado en vivo por la cadena Al Jazeera, para todo medio oriente. Roberto Kettlun, ex futbolista de Palestino y actual jugador del Hilal Al-Quds de la liga de Cisjordania, le contó desde el otro lado del mundo al diario La Cuarta: “La gente se queda hasta tarde para ver los partidos. Acá en Palestina, las camisetas del club que llegan se venden como pan caliente”.

Hoy tiene como sponsor principal a un banco que no tiene sucursales en Chile: el Bank of Palestine. El club, que incluso llegó a llevar el mapa de Palestina en la camiseta, se mantiene al costado de las reivindicaciones explícitas, pero porta un mensaje claro en su identidad y en sus colores, los mismos de la bandera de su madre patria. Allí, en todos los lugares en los que el fútbol es un elemento indispensable para comprender a la cultura, Palestino gritará goles y pasiones. Ante Boca, nada menos.

Related posts:

Author Bio

Informacion Ciudadana

No Description or Default Description Here