24 de Marzo. La historia parcial.

149 views Leave a comment
250px-Golpe_de_Estado_en_Argentina_en_1930

Por: José Luis Bonomi

El 10 de diciembre de 1983 asumió la presidencia de Argentina el político radical Raúl Alfonsín, luego de siete años de interrupción democrática por parte del autodenominado Proceso de Reorganización Nacional. Dicha dictadura, con el pretexto de combatir a los grupos guerrilleros llevó adelante un plan de desaparición de personas consideradas «subversivas», rótulo utilizado de manera muy amplia y ambigua. Por lo general, grupos comando secuestraban a estas personas, las confinaban en centros clandestinos de detención, donde las torturaban, eventualmente asesinaban y hacían desaparecer los cadáveres. Las autoridades negaban luego conocer su paradero.
A fin de investigar estos crímenes, el presidente Alfonsín ―a solo cinco días de su asunción― decretó el juzgamiento de las Juntas Militares y a las organizaciones guerrilleras. Para complementar esta investigación, envió varios proyectos a fin de reformar la Justicia Militar1 y creó la CONADEP (Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas). La comisión debía investigar y organizar las pruebas que presentaría el Estado en el juicio.
El resultado de toda esa investigación fue entregado el jueves 20 de septiembre de 1984 al presidente Alfonsín, luego de un discurso de Ernesto Sabato. El voluminoso informe final, de varias carpetas, registraba la existencia de 8.961 desaparecidos y de 380 centros clandestinos de detención. La detallada descripción realizada permitió probar la existencia de un plan sistemático perpetrado desde el gobierno mismo, siendo efectivamente clave para el Juicio a las Juntas. Este informe final fue publicado en forma de libro bajo el nombre de Nunca más. Ese título fue elegido a partir de la propuesta de Marshall Meyer porque era el lema utilizado originalmente por los sobrevivientes del Gueto de Varsovia para repudiar las atrocidades nazis.

Aún no se cuantifican los muertos por la Triple A, Montoneros, ERP y demás agrupaciones subersivas.
Son estos muertos, quienes seguramente engrosarán la lista tendenciosa y ajustada a relato de 30.000 que pregonan desde un gobierno que basa su origen y relato en un grupo de sediciosos y asesinos como fué Montoneros.
La justicia no es ni será justa, hasta que la lamentable historia sangrienta de nuestro país no sea ajustada a la realidad y, se siga distorsionando con ánimo de lucro en algunos casos, o con clara intencionalidad política y discursiva en otros, pero con el único fin de hacer el negocio de quienes hoy se proclaman defensores de los derechos humanos.
Derechos para pocos y sólo amigos de este gobierno de fascinerosos, cipayos y traidores a la Patria.

Justicia para esos 8.961 desaparecidos y para todos aquellos que sufrieron la dictadura militar por pensar distinto.
Justicia para todos los asesinados por Montoneros, ERP, Triple A y resto de inadaptados sociales que actuaron con el mismo, o aún peor sadismo, en contra de La República y miles de inocentes que tampoco pensaban como ellos.

Justicia es equidad. Recordar el 24 de Marzo solamente es parcializar la verdadera historia de nuestro país.

Related posts:

Author Bio

Informacion Ciudadana

No Description or Default Description Here