En pesos o en bitcoins, se expanden los préstamos colaborativos

224 views Leave a comment
descarga (6)

Los solicitantes de créditos y ahorristas pueden eludir el sistema bancario sin perder su condición. Las plataformas tecnológicas de préstamos P2P (peer to peer, entre personas) son sitios de encuentro virtual donde las partes pueden conectarse con un intermediario que actúa como árbitro. Consiste en una relaciónwin-win, que remueve escollos para el acceso al capital, al tiempo que ofrece a su dueño una oferta de colocación diversa, con intereses y riesgos variables.

Para los primeros, el costo del dinero está sujeto a una subasta en la cual ganan las menores tasas. Aun así, los inversores pueden obtener mejores tasas o competitivas en relación con otras opciones de inversión como plazos fijos o divisas, para proteger los pesos de la inflación. La opción es respaldada por fideicomisos privados y considerada válida para un bajo porcentaje de la cartera.

Afluenta y Bondarea son modelos locales de lo que pasa en el mundo. Un informe del Goldman Sachs hace foco en el ascenso del nuevoshadow bank en los Estados Unidos, es decir, de las actividades de préstamos que quedan por fuera del sistema bancario. Allí se destacan los préstamos al consumo entre particulares, que crecieron más de 65 veces, hasta los US$ 17.000 millones desde 2009, en las plataformas Prosper y Lending Club (que cotiza en Wall Street y recibió US$ 150 millones del Citi).

La propuesta de eliminar la intermediación bancaria pone en riesgo US$ 11.000 millones del negocio en los próximos 5 años, estima el Goldman Sachs. Pero las nuevas tecnologías también “están agrandando la torta en mercados históricamente desatendidos”, agrega el análisis.

La socialización de las finanzas se basa en la “mediación”, distingue Alejandro Cosentino, fundador y CEO de Afluenta, y difiere de otros formatos de financiamiento colectivo, como IdeaMe, que hace “vaquitas” y da “recompensas” a los aportantes, como cenas o productos.

Aquí, en cambio, el capital puede multiplicarse. Afluenta atiende distintos segmentos. Por caso, los inferiores, D y E, “son los que quedaron desatendidos por los bancos, porque suelen solicitar préstamos pequeños (entre $ 5000 y $ 30.000) que no son rentables para las entidades”, dice Cosentino. En Afluenta, dice, “lo que no es rentable para una entidad puede ser para otros el doble del retorno de un plazo fijo”.

Del otro lado, destaca el ex Santander y Amex, los clientes de segmentos más altos también hacen una diferencia importante gracias a su perfil: “Son típicamente clientes de los bancos que tienen su capacidad de crédito agotada y encuentran en el sistema colaborativo inversores ávidos de prestarles en base a su buen historial, incluso mayores montos”, explica Cosentino.

“Usualmente, las tasas son más bajas que en los bancos para los mejores segmentos y mucho más bajas comparadas con las financieras no reguladas por el BCRA, en las cadenas de electrodomésticos o en los mal llamados sistemas de adelanto de sueldos que superan el Costo Financiero Total del 1000%.” En Afluenta, el CFT oscila entre 59% y 71%, según plazo y perfil. El uso del sitio cuesta a los usuarios entre 2,5 y 6%, y representa un 2% sobre las cuotas a los prestamistas.

Pese a que la iniciativa es una amenaza, Cosentino ve a los bancos como potenciales socios. “Ellos tienen el costo bajo del capital y nosotros la capacidad de originar oportunidades de préstamos”, dice, mientras avanza en conversaciones.

En Afluenta, quienes posean una cuenta en una entidad pueden obtener hasta $ 70.000, a pagar entre 12 y 48 cuotas fijas mensuales (sistema francés). Los inversores pueden prestar desde $ 5000, a un plazo mínimo de un año, aunque es posible obtener liquidez a los seis meses, liquidando toda o parte de su cartera en un mercado secundario de la plataforma. La diversificación es la clave para disminuir el riesgo, y asociarlo a segmentos, y no a individuos. “En un préstamo promedio de $ 25.000 participan 110 inversores; el mínimo es de $ 50 por opción”, dice Cosentino. El rendimiento proyectado se ubica en 42,5% anual, por encima del interés bancario de 24%. O bien la alternativa es beneficiosa con relación al alto grado de volatilidad de bonos y acciones.

Bondarea tiene una dinámica similar, salvo que allí también pueden tomar crédito a pequeñas empresas. En general, lo destinan a capital de trabajo e inversión productiva, con sumas promedio en torno de los $ 100.000.

En esta plataforma también se premia la historia crediticia con tasas bajas y montos mayores: “El buen comportamiento ha llegado a dar hasta $ 200.000”, dice Antonio Zavalía, director general de Bondarea. Otra de las diferencias es que las cuotas de devolución de los préstamos (de carácter intransferibles) pueden ser variables. “La estructura de devolución de los préstamos puede incluir cuotas de capital especiales, lo que brinda flexibilidad a individuos y emprendedores que tienen ingresos estacionales”, explica Zavalía. Aquí, el rendimiento bruto estimado rondó los últimos tres meses el 37,1% para prestamistas.

En la categoría de préstamos colaborativos, Wayniloans innova con bitcoins. La start upfinalista del concurso global Open Talent del BBVA se incorporó al mercado regional este año, y ofrece un interés promedio del 10,4% a inversores de criptomonedas y 7,2% a tomadores. “Para facilitar el trabajo de los inversores calculamos un puntaje de confianza para cada usuario sobre la base de su historial de transacciones y el contenido de su perfil, y pronto relanzaremos el producto con nuevas herramientas de reputación y scoring social”, explica Boris Rodríguez, COO de Wayniloans. Con la moneda digital, las transferencias son instantáneas.

Related posts:

Author Bio

Informacion Ciudadana

No Description or Default Description Here