Se agudizó la pelea entre Báez y sus hijos por el futuro de Austral Construcciones

177 views Leave a comment
Río Gallegos - Santa Cruz 
Empresa Austral Construcciones de Lazaro Baez
Foto Juano Tesone / enviado especial

La quiebra de Austral Construcciones es otro factor de disputa entre Lázaro Báez y tres de sus hijos, que pasaron por el directorio y diferentes roles administrativos en la firma insignia del socio comercial de los Kirchner. Mientras Luciana, Martín y Leandro quieren liquidar la constructora y cerrarla definitivamente, el empresario K resiste desde la cárcel y aún cree que puede “recuperar la operatividad” de la misma, bajo control judicial. Embargada, con veedores de la AFIP y con deudas millonarias que continúan creciendo, Austral sumó pedidos de quiebra de dos proveedores.

Lejos de los 52 contratos que le adjudicó el gobierno kirchnerista, por una suma actualizada de $ 46.000 millones, Austral Construcciones SA (ACSA) constituida sólo doce días antes de que Néstor Kirchner juró como presidente de la Nación, no opera más. El inmenso predio ubicado sobre la ruta nacional 3 (que asfaltó Báez) valuado en $ 151.767.000, está cerrado. Con un reducido grupo de personal de seguridad al que se le adeuda un trimestre de salarios.

La maquinaria de la empresa comenzó a distribuirse a diferentes provincias después de que el juez Sebastián Casanello ordenó la entrega a Vialidad Nacional de la misma, en “guarda judicial”. Quieren darle un fin social y evitar que se deterioren aún más. Es parte del capital de Austral Construcciones inactiva meses antes de que su dueño quedara preso por lavado de dinero.

En un escenario de deudas y de números que la justicia consideró “poco claros”, los hijos de Lázaro Báez decidieron presentar el concurso preventivo de acreedores. En diciembre pasado la jueza en lo Comercial María José Gigy Traynor rechazó la presentación de ACSA. Los números no eran claros para la magistrada, había casi $ 8 millones en cheques emitidos después del pedido, trabajadores que aparecen duplicados, indicándose remuneraciones diferentes por el mismo período y más de $ 435 millones que no fueron capitalizados.

Los hermanos Báez insisten con Martín, el único de ellos que es accionista en la empresa (tiene el 5% del paquete accionario),para que insista con el concurso preventivo. Lázaro sostiene que no debe hacerlo, “se puede recuperar la operatividad de la empresa”, les repitió la última vez que estuvieron todos juntos. La discusión fue motivo de otro distanciamiento y nadie ve cómo Austral investigada por lavado de dinero y evasión fiscal, podría volver a tener obras.

Related posts:

Author Bio

Informacion Ciudadana

No Description or Default Description Here