Al final “Toledo” no mentía…llegó la justicia a San Rafael

213 views Leave a comment
32739772_10209455295659056_4246221229666598912_n

Desde 2013 que mi diario, viene denunciando corrupción en San Rafael. Esta profesión que elegí y me apasiona me ha llevado a tener varios problemas, por meterme con el poder. Amenazas de muerte, campañas de difamación en diarios pautados y páginas de redes falsas entre otras. Hoy se cumplen cinco años de aquella gran denuncia por malversación de caudales, donde se le pagaría a punteros con horas de profesores de gimnasia, sumado a eso mis denuncias por coimas, por expedientes perdidos, etc, etc, presentadas ante la Fiscalía de Estado. Un juez que archiva la causa y mientras tanto Toledo era denunciada, según ellos “difamaba”. La acusada salió absuelta de cada causa, continúa la lucha por daños y perjuicios, el apellido no se mancha.

Quiénes  me conocen saben que soy una persona transparente y honesta, muchas veces esa transparencia toca “intereses” que se ven perjudicados por mi accionar, lógicamente la defensa es un buen ataque, como lo que sucedió años atrás, donde mi persona ha sido atacada y no sólo con infamias, sino que cuentan datos tergiversados de la realidad para perjudicar mi imagen.  Me califican como “docente”, profesión de la que estoy orgullosa y que cumplo dignamente, afectándola con juicios de mi labor periodística. Siempre que hago un tipo de publicación, tengo la documentación respaldatoria, pero la gente que opina y me catapulta no se remite a las fuentes en búsqueda de la verdad, como sí lo hago yo en mi honestidad profesional.

Desde hace un tiempo antes de que encontraran  los cuadernos de Centeno, yo estaba segura que algún día la justicia llegaría a San Rafael, y esta vez no serían jueces amigos, de esos conniventes que archivan causas porque tienen esposas trabajando en la comuna, esta vez serían jueces dispuestos a llegar a la verdad.

Hoy todos los diarios titulan los empresarios involucrados con coimas, mencionan a San Rafael, la terminal de ómnibus, entre otros. Todo lo que algún día dije en mis redes y en este diario se estaría demostrando. Mientras en el municipio cunde el pánico, les digo “vengan a decirme ahora que soy difamadora”, “atrévanse”… la gente está cansada de corrupción, ya no da más, alguien entregó la terminal, alguien trajo a estos empresarios a trabajar a nuestro departamento. Quedan tantas cosas por decir….

Vuelvo a resaltar, que en honor a mi profesión de comunicadora, honesta y comprometida con la verdad, teniendo respaldadas todas mis publicaciones por datos fidedignos, que constan en expedientes judiciales, pero que duermen en algún lugar, no puedo dejar de preguntarme ¿los políticos son inimputables?. Cabe destacar que en nuestra ciudad fueron inimputables.

Hoy voy a gradecer a cientos de personas que mandan mensajes, felicitándome por haber dicho siempre la verdad. Y ese es mi gran premio, trabajar por la gente, soy pobre, pero no mentirosa.

En épocas donde la vida pasa por las redes sociales y medios de comunicación, es triste ver como se ha desprestigiado mi imagen por distintas“razones”, a una persona cuyo objetivo en la vida es ser veraz, desenmascarando “las cosas turbias” injustas que afectan a la sociedad, o a los ciudadanos comunes que no tienen “voz”. Yo estoy para escuchar, y esta voz, no será callada tan fácilmente.

Como dice José Marti: “Triste cosa es no tener amigos, pero más triste es no tener enemigos. Porque quien enemigos no tenga, es señal de que no tiene: ni talento que haga sombra, ni bienes que se le codicien, ni carácter que impresione, ni valor temido, ni honra de la que se murmure, ni ninguna cosa buena que se le envidie”.

A pesar de todos los golpes y difamaciones no claudicaré en mis ideales, porque se que más allá de todo esto, existe gente que siempre creyó en mí  y que ve representado en mis reclamos, los suyos.

A los difamadores les digo que tengo la fortaleza suficiente para resistir sus embates, en mi compromiso por defender la verdad.

A los señores políticos les digo que en mí van a tener la mejor colaboradora si trabajan por la gente, sean del partido que sean.

Gracias a mis amigos, porque ninguna crítica logró que dejaran de serlo. Me mantienen en pie con mis convicciones.

Quiero terminar mi escrito con la frase de un grande como lo era Martin Luther King: “No me preocupa el grito de los violentos, de los corruptos, de los deshonestos, de los sin ética, lo que más me preocupa es el silencio de los buenos”.  Saludos cordiales, de esta humilde comunicadora. 

Será justicia, aunque haya pasado el tiempo…

Related posts:

Author Bio

Informacion Ciudadana

No Description or Default Description Here